La UNODC presenta el Informe mundial sobre los delitos contra la vida silvestre 2020

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) dio a conocer el Informe mundial sobre los delitos contra la vida silvestre 2020 durante un evento virtual de alto nivel en el que formularon declaraciones la Sra. Ghada Whaly y la Sra. Angela Me, Directora Ejecutiva y Jefa de la Subdivisión de Investigación y Análisis de la ONUDD, respectivamente; Carla Montesi, Directora de la Dirección Planeta y Prosperidad, Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea; la Sra. Astrid Schomacher, Directora de Desarrollo Sostenible Mundial de la Dirección de Medio Ambiente de la Comisión Europea; y la Secretaria General de la CITES, la Sra. Ivonne Higuero.

 

El Informe mundial sobre los delitos contra la vida silvestre 2020 se elaboró a partir de los mejores datos disponibles proporcionados por los órganos internacionales y las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley de todo el mundo. Esto incluyó datos de los informes anuales sobre comercio ilegal que las Partes de la CITES deben presentar a la Secretaría desde 2017.

Las Partes han convenido que estos datos se compartan con los miembros del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC) a los efectos de la investigación y el análisis de los delitos contra la vida silvestre y los bosques.

El ICCWC es una colaboración entre cinco organizaciones intergubernamentales: la Secretaría de la CITES, la INTERPOL, la ONUDD, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas. Su objetivo es fortalecer los sistemas de justicia penal, creando capacidad y apoyando la labor de aplicación de la ley para hacer frente a los delitos contra la vida silvestre y los bosques a nivel nacional, regional e internacional.

El Informe mundial sobre los delitos contra la vida silvestre de 2020 contiene estudios de casos detallados sobre especies comercializadas ilegalmente, mercados y flujos comerciales ilícitos, así como sobre flujos financieros ilícitos. El informe analiza la situación y las tendencias cambiantes de los mercados ilegales, en particular el tráfico ilícito de palo de rosa, anguilas, reptiles, marfil, cuerno de rinoceronte y escamas de pangolín, todos ellos especímenes incluidos en la CITES.

El informe muestra que la caza furtiva de elefantes y rinocerontes y los precios del marfil y el cuerno de rinoceronte han disminuido en los últimos años. Sin embargo, esto contrasta fuertemente con el comercio ilegal de especímenes de pangolín (Manis spp., incluido en el Apéndice I de la CITES), que ha estado aumentando, lo que ha hecho que los pangolines se conviertan en el "mamífero más traficado del mundo".

Además, las especies maderables de palo de rosa, que también están incluidas en los Apéndices de la CITES, siguen representando una parte importante del valor de todas las incautaciones de fauna y flora silvestres analizadas por la ONUDD.

En el informe se destaca el importante aumento de otros mercados ilícitos, como el de la anguila europea (Anguilla anguilla, Apéndice II de la CITES.

Otra novedad del informe radica en el mayor énfasis que pone en tratar de interrumpir los flujos financieros ilícitos que sustentan los delitos contra la vida silvestre.

A través de sus estudios de casos, el informe aborda la situación relativa a las especies que son fundamentales para las Decisiones adoptadas en 2019 en la 18ª reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES (CoP18), proporcionando una visión que informará los continuos esfuerzos de las Partes en la CITES para aplicar estas Decisiones y abordar el comercio ilegal.

La Secretaria General, Ivonne Higuero, elogió la profundidad del informe y destacó la importancia de contar con datos sólidos para esos esfuerzos de investigación. Señaló la importante función de los informes anuales sobre el comercio ilegal presentados por las Partes en la CITES y los esfuerzos conjuntos entre la Secretaría de la CITES, la ONUDD y otros colaboradores de la Convención, para sacar el máximo provecho de esos datos.

"La precisión de los datos es la base de la formulación de políticas. El Informe sobre los delitos contra la vida silvestre en el mundo de 2020 demuestra el valor de esos datos. Cuando se analizan e interpretan adecuadamente, los datos pueden convertirse en un producto que realmente permita su uso. Pocos problemas requieren una respuesta política tan urgente como las devastadoras consecuencias de los crímenes contra la vida silvestre, y pocas publicaciones son tan perspicaces para las respuestas actuales y futuras a esta forma de crimen como el Informe mundial sobre los delitos contra la vida silvestre de 2020. Basado en los mejores datos disponibles, incluidos los de los informes anuales sobre comercio ilegal de las Partes en la CITES, el informe proporciona a los gobiernos un panorama claro de la situación y subraya la necesidad de actuar ahora para conservar nuestras especies y ecosistemas más valiosos", dijo la Sra. Higuero.

El Informe mundial sobre los delitos contra la vida silvestre de 2020 representa la segunda publicación detallada en la que se examina la escala de los flujos de tráfico de vida silvestre en todo el mundo. Este informe es la continuación del Informe sobre el Crimen contra la Vida Silvestre Mundial lanzado en 2016, que representó el primer informe de esta índole.

Para más información y organizar entrevistas, póngase en contacto con:

Secretaría CITES: Francisco Pérez, +41 22 917 1447, francisco.perezgonzalez [at] un.org

Acerca de la CITES:

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se firmó el 3 de marzo de 1973 y entró en vigor el 1 de julio de 1975.Con 183 Partes (182 países más la Unión Europea), sigue siendo uno de los instrumentos más potentes del mundo para la conservación de la vida silvestre mediante la regulación del comercio internacional de más de 36.000 especies de animales y plantas silvestres.En todo el mundo las personas utilizan especies incluidas en los Apéndices de la CITES en su vida diaria para procurarse alimento, medicina, muebles, vivienda, recuerdos turísticos, productos cosméticos o artículos de moda. La CITES trata de garantizar que el comercio internacional de esas especies sea sostenible, legal y rastreable y contribuya tanto a los medios de subsistencia de las comunidades que viven más cerca de ellas como a las economías nacionales para lograr un planeta sano y la prosperidad de la gente en apoyo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Acerca del ICCWC:

El Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC) es una iniciativa de colaboración entre la Secretaría de la CITES, la INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas (OMA), para fortalecer el sistema de justicia penal y prestar apoyo coordinado a nivel nacional, regional e internacional para combatir los delitos contra la vida silvestre y los bosques. Desde su establecimiento, el ICCWC ha proporcionado instrumentos innovadores y ha prestado servicios y apoyo técnico cruciales a la comunidad de los organismos encargados de hacer cumplir la ley para fortalecer las respuestas a los delitos contra la vida silvestre.