La conferencia de la CITES responde a la crisis de extinción mediante el fortalecimiento del régimen de comercio internacional para la vida silvestre

Destinado a los medios de comunicación;
documento no oficial.

COMUNICADO DE PRENSA

La conferencia de la CITES responde a la crisis de extinción mediante el fortalecimiento del
régimen de comercio internacional para la vida silvestre

Ginebra, 28 de agosto de 2019 – La Conferencia mundial para la vida silvestre que se celebra cada tres años, conocida oficialmente como la CoP18 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), concluye hoy tras adoptar una impresionante lista de decisiones para promover la conservación y el uso sostenible de las especies de vida silvestre en todo el planeta.

La conferencia revisó las normas del comercio de decenas de especies silvestres que se encuentran amenazadas por el comercio insostenible vinculado con la sobreexplotación, la sobrepesca o la caza excesiva. Entre estas especies cabe destacar desde los peces y los árboles de gran valor comercial hasta los mamíferos carismáticos como las jirafas, así como los anfibios y los reptiles vendidos como mascotas exóticas.

Continuando con la tendencia de utilizar cupos y permisos para el comercio CITES a fin de promover la pesca comercial sostenible, la conferencia decidió añadir otras 18 especies de tiburones al Apéndice II. Entre otros, cabe señalar los peces guitarra y peces guitarra gigante, que son muy apreciados por sus aletas y están considerados como en peligro por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.  Los tiburones mako, junto con los Rhinobatidae y los Rhinidae, también se han incluido en el Apéndice II.

Entre otras especies marinas abordadas por la Conferencia cabe citar las anguilas, los cohombros de mar, el caracol pala, las tortugas marinas, los corales preciosos, los esturiones y los caballitos de mar. Los gobiernos acordaron además examinar el comercio de peces ornamentales marinos vivos para evaluar el papel que puede o debe desempeñar la CITES en la reglamentación de este comercio.

Los árboles de madera tropical constituyen otro mercado de vida silvestre de elevado valor comercial. Respondiendo a la elevada demanda y en aumento de la teca africana de África occidental, la CITES amplió la necesidad de que los permisos de comercio incluyan la  madera contrachapada y otras formas de madera. El árbol nacional de Malawi, el raro cedro de Mulanje, y el árbol de mukula de crecimiento lento (un tipo de palo de rosa) de África meridional y oriental, también se incluyeron en el Apéndice II. Todas las especies de cedro de América Latina se incluyeron en el Apéndice II.

La conferencia enmendó una inclusión anterior en el Apéndice II de palos de rosa y especies arbóreas conexas para garantizar que todos los pequeños artículos acabados, incluyendo los instrumentos musicales, partes y accesorios, puedan transportarse a través de las fronteras sin necesidad de permisos CITES.

Observando que las jirafas han disminuido en un 36-40 por ciento durante los últimos tres decenios debido a la pérdida del hábitat y otras presiones, la conferencia incluyó el animal más alto del planeta en el Apéndice II. Las nutrias lisa y cenicienta de Asia, amenazadas por la pérdida del hábitat y posiblemente por el comercio de animales vivos, se transfirieron del Apéndice II al Apéndice I, en el que se prohíbe todo el comercio de las especies incluidas en ese Apéndice.

Dado que el creciente comercio de mascotas exóticas ejerce una enorme presión sobre muchas especies de tortugas, lagartos y geckos, la CITES añadió una serie de esas especies a los Apéndices.

Las Partes establecieron un Grupo especial CITES sobre grandes felinos con el mandato de mejorar la observancia, atajar el comercio ilegal y promover la colaboración en la conservación de tigres, leones, guepardos, jaguares y leopardos.

Reconociendo un caso exitoso de la CITES – la recuperación de las poblaciones de vicuña mediante el uso sostenible en Bolivia, Perú y partes de Argentina – la conferencia transfirió una población regional de vicuña de Argentina del Apéndice I al Apéndice II. La población del cocodrilo americano de México, otro éxito de conservación, también se transfirió a un Apéndice de protección menor en reconocimiento de la continua recuperación de la población.

Muchos países y sus Autoridades Administrativas CITES carecen de la capacidad financiera e institucional necesaria para gestionar y conservar sosteniblemente su vida silvestre. La conferencia tomó decisiones para promover el fomento de capacidad y otras actividades encaminadas a fortalecer la gestión de la vida silvestre, el cumplimiento y la observancia de las normas comerciales de la CITES.

Además, se ha reconocido ampliamente la función esencial de las comunidades locales e indígenas que viven en la primera línea de la conservación y la gestión sostenible de la vida silvestre, y su necesidad de obtener ingresos y medios de subsistencia adecuados. Superando una amplia gama de puntos de vista diferentes, la conferencia solicitó a las Partes que empiecen a considerar la mejor forma de hacer participar a los pueblos indígenas y las comunidades locales en la adopción de decisiones y la aplicación de la CITES. La finalidad es lograr mejor los objetivos de la Convención al tiempo que se reconoce a esos pueblos cuya utilización de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES contribuye considerablemente a sus medios de subsistencia.

“La humanidad necesita responder a la creciente crisis de extinción transformando el modo en que gestionamos la fauna y la flora silvestre del planeta. Seguir como de costumbre ha dejado de ser una opción”, dijo la Secretaria General de la CITES, Ivonne Higuero.

Declaró que “La CITES conserva nuestro mundo natural garantizando que el comercio internacional de animales y plantas silvestres es legal, sostenible y trazable. Asimismo, el comercio bien gestionados contribuye al bienestar humano, a los medios de subsistencia y al logro de los Objetivo de Desarrollo Sostenible 2030”.

La conferencia examinó los progresos sobre la aplicación de las medidas precedentes encaminadas a garantizar la conservación y la gestión sostenible de especies ya incluidas en los Apéndices, como las anguilas europeas, los tiburones, el palo de rosa, los grandes simios y las aves cantoras. A menudo, en esos exámenes se han tomado en cuenta los nuevos datos y la información más reciente sobre las tendencias de población, los niveles de comercio y los planes y acciones nacionales.

En los márgenes de la CoP18, en la Tercera reunión mundial de las Redes de aplicación de la legislación sobre vida silvestre participaron más de 105 representantes de esas Redes, de los organismos de aplicación de la ley, organizaciones internacionales y otros interesados. Los participantes se centraron en reforzar aún más sus esfuerzos de colaboración.

Asimismo, la conferencia:

  • Adoptó la Visión Estratégica de la CITES posterior a 2020, posicionando a la CITES como un líder en promover un cambio transformador; la sostenibilidad ambiental, económica y social; y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.
  • Aumentó los cupos para la caza de trofeos de rinocerontes negros machos adultos, doblando prácticamente el cupo actual de cinco ejemplares, sujeto a controles estrictos; sin embargo, no se aceptó ni el comercio propuesto de cuernos de rinoceronte blanco de Eswatini (Swazilandia), ni de animales vivos y trofeos de caza de Namibia.
  • Examinó las medidas para la exportación de elefantes africanos vivos a “destinatarios apropiados y aceptables”, a través de las cuales se autorizarán exportaciones fuera de su área de distribución natural únicamente en “circunstancias excepcionales”, en consulta con los órganos competentes de la CITES y la UICN, y solo si proporcionan  “beneficios para la conservación in situ."
  • No aceptó propuestas para permitir cierto comercio limitado de marfil de elefantes africanos, lo que significa que la prohibición del comercio existente sigue en vigor.
  • Instó a México a movilizar sus autoridades legales y la marina para evitar que los pescadores y los buques entren en el refugio de las vaquitas, una marsopa casi extinguida, y encargó a la Secretaría que evalúe la eficacia de esas medidas para finales de 2019.
  • Aceptó una propuesta de Sudáfrica para excluir los productos acabados, de venta al pormenor de aloe, una popular planta medicinal, del sistema de permisos que abarca a esta planta; cualquier posible impacto se supervisará detenidamente.
  • Apoyó por unanimidad una decisión para examinar el comercio de las aves cantoras, las anguilas, Boswellia y palos de rosa incluidos en los Apéndices de la CITES como medio para determinar la función que la CITES puede o debe desempeñar para conservar y gestionar mejor esas especies.
  • Celebró una reunión sobre el Plan de acción sobre el elefante africano para alentar la cooperación entre los Estados del área de distribución del elefante africano.
  • Albergó más de 80 eventos paralelos que proporcionaron información y análisis a los delegados sobre una amplia gama de cuestiones CITES.

A la CoP18 asistieron 169 países miembros (más la Unión Europea) y unos 1.700 delegados, observadores y periodistas. La CoP19 se celebrará en Costa Rica en 2022.

Nota a los periodistas: Para información general sobre la Convención y sobre cómo funciona, visite  “Descubra la CITES” en www.cites.orgPara mayor información, póngase en contacto con Michael Williams en [email protected](hasta el 31 de agosto) o Yuan Liu en [email protected] o +41 79 652 0108.