Discurso de la Secretaria General de la CITES, Ivonne Higuero, en la Conferencia sobre TI de la OMA

14 de junio de 2019, Bakú, Azerbaiyán

Buenas tardes, Excelencias, distinguidos delegados, señoras y señores,

Es un honor para mí haber sido invitada por el Secretario General de la Organización Mundial de Aduanas para pronunciar el discurso de apertura de una sesión de la Conferencia sobre TI. Mis más sinceras disculpas por no haber estado allí con Uds. esta semana, pero tenía compromisos previos y me resultó difícil desplazarme a Bakú. Estoy convencida de que Uds. han estado disfrutando de la gran hospitalidad tradicional azerbaiyana, algo que yo lamentablemente no pude hacer.

En primer lugar, hablaré brevemente sobre la Convención, conocida en su forma abreviada como “la CITES”, para los que no estén familiarizados con su funcionamiento. Se trata de un acuerdo ambiental multilateral jurídicamente vinculante con 183 Partes. Su objetivo principal es regular el comercio internacional a fin de que no sea una amenaza para la supervivencia de las especies silvestres de fauna y flora. Las Partes en la CITES, a través de sus decisiones y resoluciones, se aseguran de que el comercio sea sostenible, legal y trazable.

Tal vez les sorprenda que el 97 % de las 36.000 especies reguladas en el marco de la CITES puedan ser comercializadas legalmente con fines comerciales. Otro aspecto que les pueda sorprender es que la CITES apoye un comercio de miles de millones de dólares de los EUA. Por ejemplo, se calcula que el valor del comercio de la concha reina, un molusco comestible, es de 60 millones de dólares anuales; los pitones, que se utilizan frecuentemente para pieles, representan una industria de mil millones de dólares anuales; y la caoba representa un negocio de 33 millones de dólares anuales.

La CITES se aplica mediante la emisión e intercambio de permisos y certificados entre los países exportadores e importadores. Esta es la columna vertebral de la Convención: las Partes en la CITES emiten actualmente más de un millón de permisos anuales en todo el mundo. Estos permisos documentan la legalidad y la sostenibilidad de las transacciones comerciales. Cada permiso es emitido por una Autoridad Administrativa CITES nacional designada, por ejemplo, un Ministerio de Agricultura, Vida Silvestre o Pesca, y cada permiso debe ser controlado por las autoridades aduaneras durante la exportación, reexportación o importación.

¿Entonces por qué es importante la CITES para las autoridades aduaneras? En lo que se refiere a la aplicación eficaz de la CITES, las autoridades aduaneras tienen muchas funciones importantes que, en términos generales, se pueden agrupar en dos tipos:

  • Primero, las autoridades aduaneras facilitan el comercio CITES legal e informan a las Autoridades Administrativas de las cantidades reales comercializadas conforme a los permisos emitidos por ellas. Esta información es sumamente importante para analizar las tendencias del comercio y determinar medidas futuras para la sostenibilidad.
  • Segundo, al controlar todas las exportaciones, reexportaciones e importaciones, las autoridades aduaneras evalúan el riesgo de que algún envío específico pueda suponer el comercio ilegal de una especie incluida en los Apéndices de la CITES. Por consiguiente, las autoridades aduaneras desempeñan una función importante en la detección y resolución del comercio ilegal.

Ahora que los países se han comprometido a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, es importante señalar que la labor de las autoridades aduaneras contribuye directamente a la conservación de recursos naturales valiosos y favorece el desarrollo sostenible de los países. Las autoridades aduaneras apoyan la protección de las especies amenazadas y los medios de subsistencia de los pueblos que dependen de esas especies, además de contribuir directamente a la lucha contra el comercio ilegal de la vida silvestre.

El comercio ilegal de la vida silvestre es un problema mundial. Representa un grave riesgo para la conservación de las especies de fauna y flora silvestres y perjudica la labor de conservación y el comercio legal. Esto queda reflejado en las resoluciones y declaraciones aprobadas en diversos foros, entre ellas:

  • la declaración sobre el comercio ilegal de especies silvestres aprobada por el Consejo de Cooperación Aduanera en junio de 2014;
  • la primera resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas para “Luchar contra el tráfico ilícito de fauna y flora silvestres”, aprobada en julio de 2015;
  • la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas para “Luchar contra el tráfico ilícito de fauna y flora silvestres”, aprobada en septiembre de 2017; y
  • los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidades que abordan específicamente el tráfico ilegal de especies silvestres a través de determinadas Metas del Objetivo 15.

El comercio ilegal de especies silvestres es un delito transnacional muy lucrativo, a menudo dirigido por grupos delictivos sumamente organizados. Se cree que es el cuarto mayor delito transnacional, con un valor estimado entre 5 y 20 mil millones de dólares de los EUA (excluyendo especies marinas y maderables).

Ningún país, región u organismo es capaz de combatir el comercio ilegal de vida silvestre por sí solo y se reconoce ampliamente la necesidad de una mayor colaboración y coordinación para luchar contra él. Las autoridades aduaneras y de la CITES deberían aprovechar plenamente las oportunidades brindadas por las tecnologías modernas de información y comunicación.

Está claro que las TIC y el intercambio electrónico de permisos entre Autoridades Administrativas de la CITES y autoridades aduaneras pueden contribuir significativamente a detectar el comercio ilegal y facilitar el comercio legal de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES. Como parte de mi visión como nueva Secretaria General, quiero que la Secretaría ayude a las Partes a avanzar más rápidamente hacia el uso de las tecnologías modernas de información y comunicación a fin de facilitar la aplicación de la Convención. Por consiguiente, nos estamos centrando en tres áreas principales:

1. Hemos empezado a prestar apoyo a las Autoridades Administrativas de la CITES para que automaticen el proceso de emisión de permisos e intercambio de permisos electrónicos con las Aduanas. Por ejemplo:

  • La CITES proporciona un modelo normalizado para los permisos electrónicos CITES, en formato electrónico, basado en el modelo de datos de la Organización Mundial de Aduanas.
  • Junto con el programa del Sistema Automatizado de Datos Aduaneros (SIDUNEA ) de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), hemos desarrollado un programa informático comercial potente, a un precio asequible, para la emisión, control e intercambio de permisos CITES. Actualmente, estamos trabajando con la UNCTAD en la siguiente generación de este sistema que estará basado en nube. Las Partes prácticamente no tendrían que realizar ningún mantenimiento del sistema que permitiría a todas las Autoridades Administrativas de la CITES intercambiar permisos electrónicos CITES directamente con sus administraciones aduaneras nacionales.

2. Como primer paso importante, estamos colaborando con un grupo clave de Partes en la CITES en proyectos piloto sobre el intercambio transfronterizo de permisos electrónicos. Se confía en que los primeros sistemas pasen de la fase experimental a la fase de producción en el transcurso de este año. El objetivo a largo plazo es lograr un control integral de toda la cadena de suministro de especies incluidas en los Apéndices de la CITES, aprovechando el marco jurídico internacional proporcionado por la CITES y las posibilidades de la tecnología moderna de información y comunicación.

3. También estamos examinando otras oportunidades que nos puedan brindar las nuevas tecnologías. Por ejemplo, estamos colaborando con investigadores para evaluar las posibilidades que ofrece la tecnología Blockchain (cadena de bloques) para el intercambio seguro y fiable de los permisos CITES. En la 18ª reunión de la Conferencia de las Partes organizaremos un acto paralelo en el que las Autoridades Administrativas de los países de Asia suroriental compartirán ideas sobre el intercambio transfronterizo de los permisos CITES mediante la tecnología Blockchain y contratos ejecutables.

A medida que aumenta el número de Partes que tengan acceso a los sistemas de permisos electrónicos, las perspectivas en lo que se refiere a nuestra colaboración con las autoridades aduaneras son prometedoras. Nuestro objetivo es aplicar o fortalecer los sistemas electrónicos de gestión del riesgo empleados en el proceso de control de fronteras para mejorar el control del comercio CITES. En este contexto, se organizó un taller conjunto de administraciones aduaneras nacionales, Autoridades Administrativas de la CITES, la OMA y otras organizaciones internacionales. El objetivo del taller, que se celebró en Gibraltar (Reino Unido) en 2018, fue evaluar las mejores prácticas actuales de gestión del riesgo para controlar el comercio CITES. Como resultado, el Comité Permanente de la CITES propuso una serie de actividades importantes para fortalecer la colaboración entre las Autoridades Administrativas y las autoridades aduaneras en la gestión del riesgo relacionado con especies incluidas en los Apéndices de la CITES en el proceso de despacho de Aduanas.

Estas actividades incluyen la organización de un taller internacional sobre procedimientos aduaneros por la OMA y las administraciones aduaneras nacionales, con el fin de mejorar el control del comercio de la vida silvestre. También incluyen la colaboración con la OMA y otros asociados pertinentes en el intercambio electrónico de información y la aplicación de procedimientos eficaces basados en el riesgo.

Estamos deseando seguir fortaleciendo nuestra colaboración con las administraciones aduaneras y la OMA. Esto ayudará a las Partes a aprovechar las posibilidades de las tecnologías modernas de información y comunicación en aras de un comercio más seguro y sostenible de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES.

Concluyo instándoles a colaborar con nosotros, no solo en la misión importante de combatir los delitos contra la vida silvestre sino también en la protección del gran valor cultural y significativo de la vida silvestre en sus países y de su función de proporcionar un ingreso sostenible para su población.

Muchas gracias y mis mejores deseos para el éxito de la Conferencia.