Países de África y Asia-Pacífico se reúnen para fortalecer y armonizar las leyes sobre fauna y flora silvestres

Únicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

 

COMUNICADO DE PRENSA

Países de África y Asia-Pacífico se reúnen para fortalecer y armonizar las leyes sobre fauna y flora silvestres
 

Ginebra, 12 de julio de 2017 – Altos representantes de 22 países de África y Asia-Pacífico se reunieron en Bangkok del 4 al 5 de julio de 2017 con el fin de promover su entendimiento común con respecto a los elementos clave y las disposiciones necesarias para contar con marcos jurídicos eficaces y trabajar de forma coordinada para desmantelar las redes delictivas dedicadas al comercio ilegal de especies silvestres y productos forestales.

Más de 90 representantes participaron en los dos días de deliberaciones del Simposio África – Asia-Pacífico sobre el Fortalecimiento de los marcos jurídicos para combatir los delitos contra la vida silvestre que se celebró en Tailandia. El simposio fue la primera reunión importante convocada por el equipo de tareas interinstitucional de las Naciones Unidas sobre el comercio ilegal de vida silvestre y productos forestales.

Los participantes del simposio incluían funcionarios ministeriales de alto nivel, fiscales, fiscales generales y parlamentarios.

Durante el simposio, hubo intercambios sobre el desarrollo, aprobación y aplicación de legislación nacional eficaz para combatir los delitos contra la vida silvestre, incluyendo el comercio ilícito de madera y otros productos forestales. También se debatieron los mecanismos prácticos para fomentar la coordinación interregional entre África y Asia-Pacífico y se logró avanzar en esta cuestión.

El Secretario General de la CITES, John Scanlon, dijo: “La CITES proporciona el marco jurídico básico que regula el comercio internacional de fauna y flora silvestres. Nos complace ser miembro fundador del equipo de tareas de las Naciones Unidas y contribuir de forma valiosa a este simposio importante. Los elementos principales identificados durante el simposio, y que serán incorporados en los marcos jurídicos nacionales para combatir los delitos contra la vida silvestre, incluyen los requisitos clave del programa sobre legislación nacional de la CITES, entre ellos, las disposiciones sobre la penalización del comercio ilegal, la confiscación de los especímenes objeto de comercio ilegal y los mecanismos de cooperación interregional”.

Los delitos contra la vida silvestre transcienden las fronteras nacionales y África y Asia están vinculados como Estados de origen y de destino de los productos de vida silvestre ilegales, tales como el marfil de elefante, los cuernos de rinoceronte, los pangolines y el palo de rosa. Estos delitos devastadores han llevado a algunas especies emblemáticas al borde de la extinción. Además, socavan la seguridad nacional y las iniciativas de desarrollo, amenazan los medios de subsistencia de las comunidades rurales, afectan a la seguridad alimentaria y ponen en riesgo a ecosistemas enteros.

Las redes de delincuencia organizada que operan en estas dos regiones de forma intrarregional e interregionalmente se aprovechan de manera rutinaria de los vacíos legales y las discrepancias en las leyes nacionales sobre la vida silvestre, las leyes forestales, las leyes penales y otras. La Organización de las Naciones Unidas estima que el comercio ilegal de la vida silvestre actualmente representa el cuarto delito más lucrativo después del tráfico de drogas, personas y armas.

El simposio supuso una oportunidad importante para la colaboración entre las dos regiones en aras de fortalecer los marcos jurídicos y fomentar la cooperación en la lucha contra el comercio ilegal de la vida silvestre y los productos forestales.

El Equipo de tareas interinstitucional de las Naciones Unidas fue creado en 2016 para dar una respuesta integral y global de las Naciones Unidas al problema polifacético del comercio ilegal de la vida silvestre. Tiene su origen en una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2015 en la que se instaba al sistema de las Naciones Unidas a que empleara sus capacidades complementarias para combatir el comercio ilegal de la vida silvestre. Las entidades que fueron los miembros originales del equipo de tareas son: la Secretaría de la CITES, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, el Departamento de Asuntos Políticos, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz y el Departamento de Información Pública de la Secretaría de las Naciones Unidas. 

Acerca de la CITES

Con 183 Partes (182 países + la Unión Europea), la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) sigue siendo uno de los instrumentos más potentes en el mundo para la conservación de la vida silvestre mediante la regulación del comercio. Miles de especies son comercializadas internacionalmente y utilizadas por las personas en su vida diaria para obtener alimentos, atención sanitaria, vivienda, recuerdos turísticos, productos cosméticos o accesorios de moda. La CITES regula el comercio internacional de más de 36.000 especies de plantas y animales, incluyendo sus productos y derivados, con el fin de garantizar su supervivencia en el medio silvestre y beneficiar los medios de subsistencia de la población local y el medio ambiente mundial. El sistema de permisos CITES tiene por objeto procurar que el comercio de especies incluidas en los Apéndices de la CITES sea sostenible, legal y trazable. La CITES se firmó en Washington D. C. el 3 de marzo de 1973 y entró en vigor el 1 de julio de 1975.

Para saber más sobre la CITES, visite: www.cites.org o síganos en:

www.twitter.com/CITES
www.facebook.com/CITES
www.youtube.com/CITES
www.flickr.com/CITES