Observaciones del Secretario General de la CITES - Foro Económico Mundial - Reunión Anual de los Nuevos Campeones 2017 - Dalian, China

Foro Económico Mundial 

Reunión Anual de los Nuevos Campeones 2017 

Dalian, China, 28 de junio 

‘Cortar de raíz el aumento del comercio ilegal de especies silvestres de fauna y flora silvestres’  

John E. Scanlon, Secretario General, CITES

(watch the recorded live speech online)

En los últimos años hemos venido experimentando un aumento en el comercio ilegal de especies de fauna y flora silvestres. 

Se estima que el comercio ilegal de especies silvestres asciende a unos 20 mil millones de dólares estadounidenses al año, sin tener en cuenta la pesca y la madera, lo que lo sitúa entre otros delitos graves como el tráfico de armas, narcóticos y seres humanos. 

El comercio ilegal de especies silvestres está impulsado por grupos delictivos organizados transnacionales y en algunos casos por milicias rebeldes. Estos grupos elijen especies silvestres de alto valor y practican la caza furtiva y el contrabando a nivel industrial, lo que está diezmando las poblaciones de especies silvestres. 

Estos delincuentes ponen la mira en las especies silvestres puesto que existe una demanda por varios productos de especies silvestres y han logrado obtener grandes beneficios con relativamente poco riesgo. Afortunadamente está cambiando esta ecuación de beneficios frente a riesgos, y a gran velocidad, gracias a la adopción de leyes más estrictas y un mejor cumplimiento de éstas, estrategias para reducir la demanda, colaboración con las comunidades locales y el sector privado y mediante el uso de tecnologías modernas. 

Existen normas internacionales que rigen el comercio de especies silvestres establecidas por la CITES, un acuerdo internacional jurídicamente vinculante adoptado en Washington DC en 1973. La CITES establece las normas que los criminales intentan evadir. 

En el primer Informe Mundial sobre los Delitos contra la Vida Silvestre de las Naciones Unidas lanzado el año pasado, se estima que hay productos provenientes de más de 7000 especies de fauna y flora silvestres comercializados de manera ilegal en todas las regiones. Se trata de productos de fauna y flora que no se pueden comercializar según lo dispuesto en las normas de la CITES, como el marfil de elefante, el cuerno de rinoceronte y partes de tigre. Asimismo, se trata de la fauna y flora que puede comercializarse legalmente de conformidad con lo establecido en las estrictas normas de comercio de la CITES, como la piel de pitón, corales y la madera de palo de rosa, pero en los casos en que las personas no han obtenido antes los permisos para certificar su legalidad y sostenibilidad.

Estos grupos criminales no solamente están diezmando la vida silvestre – también están destruyendo los activos de la naturaleza que pueden apoyar el desarrollo sostenible. Además, están corrompiendo a funcionarios locales, reclutando y armando a cazadores furtivos locales, hiriendo y matando a guardabosques y creando inestabilidad. Están privando a las comunidades locales de la capacidad de desarrollar sus propios recursos naturales, como para el turismo basado en la vida silvestre o de beneficiarse del comercio legal de ciertos productos de especies silvestres que pueden utilizarse de manera sostenible para comida, moda y medicina, que pueden sacar a las comunidades de la pobreza. En cambio, este comercio ilegal está metiendo a comunidades enteras en un espiral de pobreza. 

Permítanme compartir con ustedes algunos ejemplos para darles una idea de la dimensión que toma este comercio ilegal por parte de bandas criminales organizadas transnacionales: 

- se calcula que unos 100 000 elefantes africanos fueron masacrados por su marfil en tan solo un periodo de tres años. En algunas regiones, la magnitud de las matanzas ha puesto en peligro de extinción a poblaciones locales, como en África central. Se estima que hay unos 400 000 elefantes africanos y unos 50 000 elefantes asiáticos que permanecen en su estado silvestre. A finales del año pasado, China, una parte de la CITES desde 1981, anunció una decisión valiente de cerrar todos sus mercados nacionales de marfil para apoyar la lucha contra el comercio ilegal de marfil. 

- hasta 2006 la caza furtiva de rinoceronte africano por su cuerno se encontraba prácticamente bajo control cuando en toda África solamente se cazaron 60 animales. Desde entonces, hemos observado un aumento súbito de caza furtiva de estos animales por su cuerno, alcanzando más de 1 300 animales el año pasado. Se estima que aún quedan unos 25 000 rinocerontes libres en África, incluido el último rinoceronte macho blanco del norte en el planeta, que se encuentra bajo la protección de guardias armados las 24 horas del día, y 3 500 en Asia. 

- un animal menos conocido, un pequeño comedor de hormigas, el pangolín, ha sido quizás el que más ha sufrido, con cientos de miles de matanzas ilegales por su carne y escamas, con incautaciones recientes de 10 toneladas de carne de pangolín – el equivalente a 180 personas de mi peso, y más recientemente 7 toneladas de escamas de pangolín. 

- por valor, el palo de rosa, talado ilegalmente por su madera, es el producto de especies silvestres que más se comercializa ilegalmente. En el parque natural de Thap en Tailandia se encuentra el árbol de palo de rosa más grande envuelto en cadenas para su protección. Es una verdadera lástima ya que el palo de rosa es una especie que podría extraerse y comercializarse de manera legal en el marco de las normas de la CITES, y si se hace de manera sostenible podría apoyar a las industrias y puestos de trabajo locales. 

- la marsopa más pequeña del mundo, la vaquita, hoy en día es uno de los animales más amenazados en el planeta, solamente quedan 30, ya que se captura y mata incidentalmente cuando las personas pescan de manera ilegal la totoaba por su vejiga. 

Podría continuar dando ejemplos, pero creo que ya pueden hacerse una idea de la situación. Algunas de nuestras especies silvestres más maravillosas están en peligro de extinción debido a delincuentes transnacionales que roban especies silvestre de las comunidades locales y países a escala industrial, sin tener en cuenta la vida silvestre o las personas. 

Pero, ¿cómo detenerlos? No es fácil -en realidad es muy difícil. Necesitamos un esfuerzo colectivo para hacer frente a la demanda y a la oferta. Debemos trabajar en toda la cadena ilegal de comercio de especies silvestres y necesitamos involucrar a nivel internacional y nacional a los organismos que tengan el mandato, la formación y los recursos para afrontar estos delitos transnacionales. 

Esto es exactamente lo que estamos haciendo a nivel internacional por medio del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC). INTERPOL, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y la Organización Mundial de Aduanas se han unido a esta lucha y están desplegando las mismas herramientas y técnicas utilizadas para combatir otros delitos internacionales graves para combatir los delitos contra la vida silvestre. 

Sin embargo, incluso con todas las agencias encargadas de hacer cumplir las leyes involucradas y a pesar de muchas otras medidas en marcha, no podemos lograrlo a menos de que también tengamos de nuestro lado a las comunidades locales y al sector privado. 

Cada año hay más de 500 millones de contenedores circulando alrededor del mundo y hay 1,2 mil millones de llegadas de turistas, y cada día despegan más de 100 000 vuelos. El transporte moderno nos permite mover productos en todo el mundo – ya sea de origen legal o ilegal. 

Por desgracia, las bandas criminales transnacionales utilizan formas de transporte aéreo, terrestre y marino legítimos para transportar de forma encubierta su contrabando. Gracias a una iniciativa extraordinaria de SAR el Duque de Cambridge estamos trabajando, entre otras, con empresas de transporte privado, aerolíneas, empresas de mensajería y agencias navieras. Al firmar la declaración conocida como la Declaración del palacio de Buckingham, las empresas se comprometen a ayudar a combatir estos graves delitos – mediante la adopción de una política de cero tolerancia, informando y educando al personal y los clientes y sirviendo de ojos y oídos para las autoridades aduaneras y policiales. 

Hoy en día hay más de 50 empresas y organizaciones que han firmado esta Declaración, entre otras, Emirates Airlines, con su Presidente Sir Tim Clark, quien apoya personalmente la causa. 

Incluso, tan sólo el mes pasado, me dirigí al sector del Turismo y viajes en la Cumbre mundial del Consejo Mundial de Viajes y Turismo para que se unieran a nuestra lucha, de la misma forma en que nos dirigimos al sector de transporte, aunque con una gran diferencia. 

El turismo basado en la vida silvestre depende de los activos de la naturaleza – la fauna y flora silvestres. La experiencia ha demostrado que la mejor forma de mantener estos activos es involucrar de manera activa a las comunidades locales, generar empleos y riqueza a nivel local. De esta forma, las comunidades locales serán los mejores protectores de la vida silvestre. Yo mismo he sido testigo de esto durante mi última visita a Northern Rangelands Trust en Kenya. 

Y, señoras y señores, si queremos ganar esta batalla, debemos utilizar la mejor tecnología moderna. 

Los funcionarios tienen que enfrentar retos enormes para saber dónde se encuentran la fauna y flora silvestres, los guardabosques y los cazadores furtivos en vastos paisajes terrestres y marinos; al igual que las autoridades aduaneras para revisar cientos de millones de contenedores, viajeros y paquetes; los fiscales para garantizar penas; y los inspectores para monitorear los múltiples mercados en tierra y en línea de especies silvestres. La mera magnitud del ejercicio resulta abrumadora. Saber dónde deben desplegarse los limitados recursos para la aplicación de la ley supone un desafío enorme y encontrar el contrabando es como intentar encontrar una aguja en un pajar. 

Tanto las autoridades aduaneras, como la policía y los guardabosques deben disponer de buenos servicios de inteligencia para saber en dónde deben estar y qué deben buscar, y los fiscales necesitan pruebas contundentes para impartir condenas. 

Si se utiliza bien, la tecnología moderna puede y va a cambiar el terreno de juego. Sin embargo, para empezar, se necesitan oficiales, incluidos los guardabosques, las autoridades aduaneras y la policía que gocen de una buena formación y un buen salario y que puedan utilizar estas tecnologías como apoyo a sus esfuerzos de observancia. 

Existen muchas tecnologías disponibles o en desarrollo. No me corresponde a mí apoyar ciertos productos en particular, pero puedo compartir con ustedes algunos ejemplos en los que la tecnología está siendo utilizada para ayudar a combatir los delitos contra la vida silvestre. Si observan esta diapositiva, verán fotos de drones para la vigilancia aérea, escáneres para los contenedores de cargo, viejos celulares para escuchar el bosque y, la mejor de todas las tecnologías, la de la naturaleza, el perro con su maravilloso sentido del olfato. Más concretamente: 

- determinar la edad y origen de los especímenes en el comercio puede ser vital para determinar su legalidad. El uso de ciencias forenses modernas, en especial la tecnología del ADN e isotópica, nos permiten lograrlo. Por ejemplo, hoy en día podemos, a partir de una pizca de marfil, establecer su edad y origen, lo que representa pruebas de gran valor para juicios. Se están desarrollando bases de datos de ADN que permitirán determinar rápidamente el origen de especímenes en el comercio ilegal, como el cuerno de rinoceronte y el marfil, así como saber mejor dónde se deben desplegar los esfuerzos de observancia. Estas tecnologías también pueden utilizarse, y se están utilizando, para otras especies en el comercio, entre otras, especies madereras. 

- la identificación correcta de las especies silvestres y sus partes y derivados puede ser un reto. A pesar de que se puede disponer cada vez más de análisis de ADN, éstos no siempre son factibles. Además de los análisis de ADN, hoy en día podemos identificar animales y plantas, incluso sus partes y derivados, mediante el uso de Apps y otras tecnologías, incluida la nanotecnología y el uso de hologramas, para separar los especímenes comercializados ilegalmente, algo indispensable para los agentes de aduana. 

- es de suma importancia saber dónde y cuándo hay que desplegar los esfuerzos de observancia. A través del uso de tecnología de vigilancia podemos ver, escuchar y rastrear especies silvestres, personas y vehículos en tiempo real – en el aire, en tierra, sobre y bajo la superficie del agua, lo que nos permite conocer la ubicación de las especies silvestres, así como de los guardabosques y los cazadores furtivos tanto en mar como en tierra firme. Incluso se están instalando sistemas de localización por GPS en marfil de elefante y huevos de tortuga para poder rastrearlos en el mercado ilegal. 

- hoy en día también la tecnología conexa puede combinar distintas fuentes de datos e información en tiempo real para apoyar el cumplimiento de la ley basado en los servicios de inteligencia tanto en el mar como en tierra. He tenido la suerte de presenciar de primera mano el despliegue exitoso de estas tecnologías en Lewa Conservancy en Kenya y a través de una iniciativa cerca de Kruger en Sudáfrica donde han reducido drásticamente los niveles de caza furtiva – en ambos casos no se ha cazado ningún rinoceronte en los últimos tres años, mientras que al mismo tiempo ofrecen seguridad para los guardabosques y las comunidades locales.

- la vigilancia también se extiende a Internet en donde programas bien diseñados detectan especies silvestres provenientes de orígenes ilegales que se encuentran a la venta en línea, incluso en la DarkWeb. 

- los ciudadanos también quieren contribuir y pueden ser ojos y oídos para las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley. Los ciudadanos ya pueden utilizar un App para denunciar el comercio ilegal apenas lo ven. 

- la expedición de permisos CITES en papel se presta a la corrupción y al fraude. Actualmente estamos pasando a permisos en formato electrónico, lo que puede ayudar a eliminar la corrupción y el fraude, y cuando se extiende a los intercambios entre aduanas también puede facilitar la detección del comercio ilegal. Estamos promoviendo la emisión electrónica de permisos para automatizar plenamente la labor de la CITES y los procesos de control y favorecer una total transparencia. 

Además, mucha de esta tecnología tiene múltiples usos, en particular al atender preocupaciones más amplias en cuanto a seguridad personal. 

Sin embargo, muchas de estas tecnologías están en sus primeras fases y siguen estando en pañales. Hay mucho más que puede hacerse. Estamos alentando una mayor inversión en nuevas tecnologías, inclusive a través del Impact Investment Fund. Ye hemos incluso una idea cómo será este Fondo. 

Señoras y señores, hoy me dirijo a ustedes como personas de negocios, inversionistas y empresarios para que se unan a nosotros en la lucha contra el comercio ilícito de especies silvestres. Es lo que hay que hacer- y si tienen hijos, ellos los adorarán por esto. Sus esfuerzos no solamente ayudarán a proteger nuestra vida silvestre más preciada, sino que también pueden llegar a producir un rendimiento comercial. 

El sector de la moda, alimentación, muebles, instrumentos musicales y farmacéuticos, podrán proteger de esta forma su propia cadena de suministro legal de materias primas. El sector de los viajes y el turismo estará protegiendo los mismos activos que sustentan el turismo basado en la naturaleza. El sector de transporte estará mejorando su marca y protegiendo a su personal y clientes de contraer enfermedades o resultar heridos. En cuanto al sector de la tecnología y a los inversionistas, podrán comercializar estas tecnologías que salvarán especies silvestres y vidas humanas, así como producir un buen rendimiento comercial. 

Tenemos que ponernos “manos a la obra” si queremos ganar esta batalla y asegurarnos de que las maravillosas especies de fauna y flora silvestres de nuestro planeta sobrevivan en su medio natural, no solamente por su propio bien sino con el fin de apoyar los esfuerzos globales para lograr la Agenda 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible. Todos ustedes tienen un papel decisivo en esta labor colectiva. 

Únanse a nosotros en esta lucha.

-----------------------

You can also watch it here on the website of the World Economic Forum and the live interview on Facebook.