Declaración del Secretario General de la CITES en la CoP11 de la Convención de la Convención sobre las especies migratorias

La undécima reunión de la Conferencia de las Partes en la Convención
sobre las especies migratorias

Quito, Ecuador, 4 de noviembre de 2014

Plenaria de apertura

Declaración del Secretario General de la CITES, John E. Scanlon

Ministra del Medio Ambiente, Lorena Tapia Núñez

Presidente electo del Comité Plenario, Øystein Størkersen

Secretario Ejecutivo, Bradnee Chambers

Distinguidos invitados, amigos y colegas

Es un gran honor estar con ustedes en esta hermosa ciudad de Quito, ciudad declarada patrimonio histórico de la Humanidad por la UNESCO, y quisiera expresar mi profunda gratitud al Gobierno y al pueblo de Ecuador por su cálida acogida.

Permítanme también felicitar al Presidente electo del Comité Plenario por su elección – se encuentra en buenas manos, así como al Secretario Ejecutivo por su elección y por la energía y creatividad que ha aportado a la Convención.

-----

La CITES y la CMS comparten orígenes comunes, tienen mandatos complementarios y gozan de una colaboración programática duradera y profunda.

La UICN fue la primera en solicitar, a principios de la década de 1960, que se crearan estas dos convenciones. Esta petición se escuchó y consagró en las recomendaciones adoptadas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, celebrada en Estocolmo en1972, lo que llevó a la creación de la CITES y la CMS en la misma década; la CITES en 1973 y la CMS en 1979.  

-----

Tanto la CITES como la CMS se aplican a especies específicas a través de un proceso intergubernamental. Hoy en día, hay 500 especies que son comunes a ambas convenciones, como puede verse fácilmente en el portal recientemente lanzado Species+. Asimismo quisiera agradecer a PNUMA-WCMC, con los que nos hemos asociado en este gran empeño.

Ambas convenciones consideran que los factores biológicos acompañados de los movimientos transfronterizos son necesarios para incluir una especie en un Apéndice.  En el caso de la CMS, las especies migratorias cruzan las fronteras por sus propios medios utilizando sus patas, alas o aletas, y la CMS trabaja con los Estados para garantizar que estas migraciones transfronterizas puedan continuar sin trabas.  Podría considerarse que los apéndices de la CMS son una especie de salvoconducto global para especies migratorias. 

En el marco de la CITES, las especies cruzan las fronteras nacionales en avión, barco o camiones con intervención humana. El objetivo de regular estrictamente el comercio es garantizar que estos movimientos no amenacen la supervivencia de las especies silvestres a través de obligaciones impuestas a los Estados de origen, tránsito y destino. 

Cuando se comercializan animales vivos, importados o exportados, en el marco de la CITES, las autoridades deben reducir al mínimo el riesgo de heridas, deterioro en su salud o maltrato, una de las últimas disposiciones sobre el bienestar de los animales que se encuentra en el derecho internacional.

El ámbito transfronterizo de la CITES y la CMS no puede lograse sin una sólida cooperación internacional. Nuestro éxito colectivo depende de esta cooperación así como de medidas nacionales efectivas. Ambas son necesarias y la CITES y la CMS trabajan para apoyar en todos niveles a las Partes, tanto individualmente como a veces también de manera colectiva.

-----

Distinguidos invitados, con frecuencia escuchamos acerca de las sinergias entre las convenciones relacionadas con la biodiversidad y mi sesgo personal es para alcanzar sinergias programáticas pragmáticas que tengan un impacto real en el terreno – y no hay mejor ejemplo de estas sinergias en práctica que las de la CITES y la CMS.

Durante esta semana, se pondrán a su consideración planes de acción detallados para el muflón y el halcón de saker, así como la Iniciativa para mamíferos de Asia Central, elaborados conjuntamente con la CITES. A través de esta estrecha cooperación, las cuestiones de la CITES se han incorporado directamente a estos planes y a esta iniciativa que, a su vez se basan en los excelentes resultados del Plan de Acción para el antílope de Saiga, con el que se han conseguido mejoras significantes en la condición de las especies.

También estamos viendo surgir oportunidades fascinantes para el trabajo conjunto sobre tiburones y mantarrayas – un área en la que las Partes de la CITES tomaron decisiones audaces en la 16ª CoP, en 2013, para incluir el control de cinco nuevas especies de tiburones y mantarrayas en virtud de la CITES. En la CoP también se aprobó una resolución revisada sobre cómo interpretar y aplicar las disposiciones de la CITES cuando se capturan especies marinas en alta mar (a las que se refiere en la Convención como "introducción procedente del mar"). 

Nuestros respectivos Comités Permanentes ya han aprobado un plan de trabajo conjunto de cinco años acordado entre las dos Secretarías. 

Existen muchas otras áreas de sinergias, entre otras sobre Species+, InforMEA, la presentación de informes nacionales y la revisión y aplicación de las Estrategias y Planes de Acción NacionalesdeBiodiversidad (EPANB). Podría seguir enumerándolas pero el tiempo no me lo permite. Sin embargo, quisiera agradecer a Elizabeth Mrema por su papel promoviendo estas sinergias así como al Gobierno de Alemania por su generosidad al financiar el primer puesto conjunto CITES/CMS.

-----

Actualmente estamos enfrentados a múltiples desafíos para garantizar la conservación y uso sostenible de las especies silvestres, incluyendo un alza considerable en la matanza ilegal y el comercio conexo de muchas especies representativas y menos conocidas – como elefantes, rinocerontes, guepardos y pangolines así como especies maderables como el palo de rosa.

Se reconoce ampliamente el liderazgo de la CITES para combatir el comercio ilegal de especies silvestres – pero la CMS también tiene un papel complementario, especialmente en la lucha contra la extracción ilegal de animales a nivel nacional que no están destinados al comercio internacional.

-----

Distinguidos invitados, la CITES y la CMS, al igual que otras convenciones que forman parte de la familia de convenciones relacionadas con la biodiversidad, constituyen el núcleo de la gobernanza internacional del medio ambiente y su aplicación eficaz es crucial para garantizar la supervivencia de especies silvestres y nuestra propia calidad de vida. 

La CMS – y los diversos acuerdos concluidos en virtud del mismo – tienen la oportunidad de inspirarnos a todos con la belleza natural de las especies migratorias silvestres y su inmenso valor a partir de varios puntos de vista.

Nos corresponde a todos hacer todo lo posible para ayudar a los Estados que hagan un mejor uso de los instrumentos jurídicos bien definidos y recomiendo a todos los aquí presentes que den mayor relieve y mejoren la eficacia de esta importante convención. Nuestro jefe de Servicios Científicos, David Morgan, estará aquí toda la semana para apoyarlos en sus esfuerzos.

Les doy las gracias por su invitación y les deseo mucho éxito con la reunión. 

¡Es hora de actuar!