Observaciones del Secretario General de la CITES en la Cumbre Mundial sobre Aviación Sostenible del ATAG en 2015

Observaciones del Secretario General de la CITES en la Cumbre Mundial sobre Aviación Sostenible del ATAG en 2015

Ginebra, 29 de septiembre de 2015

‘El papel del transporte aéreo para reducir el comercio ilegal de vida silvestre’

Discurso de John E. Scanlon, Secretario General de la CITES

 

Director General y Director Ejecutivo de la IATA, Tony Tyler

Directora General del Consejo Internacional de Aeropuertos, Angela Gittens

Director General de la CANSO, Jeff Poole

Presidente y Director Ejecutivo del ICCAIA, David Melcher

Director Ejecutivo del ATAG, Michael Gill

Distinguidos delegados

Es para mí un gran honor haber sido invitado a esta Cumbre Mundial sobre Aviación Sostenible del ATAG, y deseo expresar mi más sincero agradecimiento al ATAG y a sus miembros por ofrecerme esta maravillosa oportunidad.

-----

La CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) es un acuerdo legalmente vinculante entre 181 Estados Partes que establece las normas internacionales para el comercio de vida silvestre.

Regula el comercio internacional de más de 35.000 especies de animales y plantas silvestres, con inclusión de sus partes y derivados. La naturaleza de las diversas medidas comerciales utilizadas por la CITES para regular este comercio depende principalmente del estado biológico de las especies.

Las transacciones comerciales internacionales de algunos especímenes obtenidos en el medio silvestre están prohibidas por la CITES, como el comercio de marfil de elefante, cuerno de rinoceronte, grandes simios, tortugas marinas y tigres.

Se permite el comercio internacional de otros especímenes, pero está estrictamente regulado por la CITES mediante un sistema de permisos para evitar la explotación excesiva, como el comercio legal de pieles de cocodrilo y de pitón, la carne de caracol reina, la lana de vicuña y la corteza del cerezo africano. Este comercio legal y sostenible puede ser beneficioso para la vida silvestre y las personas.

-----

Cada año se comercia al amparo de la CITES una considerable cantidad de vida silvestre y de sus productos. Muchos de esos artículos se transportan por aire; felizmente, mantenemos una larga y beneficiosa relación con la IATA, que es uno de los pilares del ATAC y la comunidad aeronáutica mundial, y en la Junta General Anual de la IATA de este año se firmó un Memorando de Entendimiento entre la CITES y la IATA, por el que ambas organizaciones se comprometen a trabajar aún más estrechamente, en particular en la lucha contra el comercio ilegal de vida silvestre.

Y hoy estoy aquí para hablar de los devastadores efectos económicos, sociales y ambientales del comercio ilegal de especies silvestres comerciadas en contravención de la CITES, cómo los delincuentes utilizan el transporte aéreo para pasar su contrabando y cómo el sector del transporte aéreo puede ayudar todavía más a combatir este comercio ilegal.

En los últimos años se ha registrado un gran aumento del comercio ilegal de vida silvestre, que afecta en particular a elefantes, rinocerontes, pangolines y algunas especies de maderas preciosas. Este comercio ilícito tiene un carácter mundial y se practica a escala industrial.

La delincuencia organizada transnacional es cada vez mayor, y en algunos casos se trata de milicias rebeldes y militares indignos. Ellos son los impulsores de esta caza furtiva a escala industrial y del comercio ilegal destinados a mercados ilícitos, y sus beneficios se utilizan para tipo de actividades criminales.

Esta dinámica ha sido reconocida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (NU), la Asamblea General de las NU, la Comisión del Delito de las NU e INTERPOL, y por muchas otras entidades.

Si bien cada vez se realizan más esfuerzos colectivos para luchar contra el comercio furtivo e ilegal de vida silvestre, sigue habiendo un importante problema mundial, estimado por algunos en un valor de hasta 20.000 millones de dólares anuales, que figura entre otros graves delitos transnacionales, como la trata de personas y el tráfico de armas.

Permítaseme poner tan sólo tres ejemplos para ilustrar  la escala de las acciones ilegales que alimentan este comercio ilícito:

  • La caza furtiva de elefantes africanos y el comercio ilegal de su marfil es una de las formas más destacadas y destructivas de los delitos silvestres. En el período 2010-2012 se estima que se cazaron furtivamente unos 100.000 elefantes por su marfil. En algunas regiones, como África Central, se mataron muchos más elefantes que aves, con lo que las poblaciones regionales están en inminente peligro de extinción.
     
  • La recuperación del rinoceronte blanco es un gran éxito para la conservación, debido principalmente a los esfuerzos realizados en Sudáfrica, pero estas conquistas están ajora amenazadas. La caza furtiva estuvo bastante controlada hasta 2007, en que sólo se cazaron furtivamente 13 animales. Desde entonces se ha producido un rápido aumento de la caza furtiva, que el año pasado llegó a 1.215 rinocerontes tan sólo en Sudáfrica, por sus cuernos.
     
  • Y esos delitos no afectan únicamente a especies emblemáticas que todos conocemos bien. Otras especies menos conocidas, como el pangolín, un pequeño comedor de la hormiga que vive en África y Asia, está siendo cazado furtivamente en forma masiva por sus escamas y por su carne: es un solo decomiso aduanero se recuperaron 10 toneladas de carne de pangolín, lo que equivale al peso de 130 personas como yo.

-----

En términos generales, en el continente africano quedan menos de 24.000 rinocerontes, y en Asia 3.000 (incluidos tan sólo 200 rinocerontes de Sumatra). El último rinoceronte de Java en Viet Nam se perdió en 2011,  y el último conocido en Mozambique se perdió en 2013, ambos a manos de cazadores furtivos, y el guardabosque de la foto que pueden  ustedes ver en la pantalla está protegiendo al último rinoceronte blanco septentrional superviviente en el planeta, que está bajo protección armada las 24 horas del día.

Los elefantes de los bosques de África Central han disminuido más del 60% en diez años: sólo hay 3.200 tigres salvajes, y en el medio silvestre no quedan más de 800 gorilas de montaña, como se muestra en el brillante documental, Virunga.

Distinguidos delegados, estamos llegando realmente al final de muchas de estas especies, y si no afrontamos la crisis y no actuamos inmediatamente, dejaremos de verlas.

-----

Pero las repercusiones de este comercio ilegal no se limitan a la vida silvestre; también hay una gran amenaza para las personas y sus medios de subsistencia, así como para las economías nacionales y, en ocasiones, para la seguridad nacional y regional.

Los valientes guardabosques que prestan servicio en primera línea con frecuencia mueren y resultan heridos en el cumplimiento de su deber; se corrompe a funcionarios, y a las comunidades locales se les priva de sus propias opciones de desarrollo, inclusive mediante el uso legítimo de sus recursos silvestres.

Muchos países dependen del turismo basado en la vida silvestre para generar importantes ingresos y empleos nacionales y locales, y en algunos países incluso es una parte importante de su PIB, como en Kenya.

Magníficos destinos de vida silvestre están siendo expoliados por cazadores furtivos para el comercio ilícito, entre ellos Estados del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que están siendo degradados en toda África, como la Reserva de Selous en la República Unida de Tanzanía, que ha sido incluida en la lista “en peligro” del Patrimonio Mundial, debido a los elevados niveles de caza furtiva.

A este respecto, se han intensificado considerablemente los esfuerzos de colaboración para luchar contra este comercio ilegal en los países de origen, tránsito y destino, tanto por lo que se refiere a la demanda como a la oferta.

-----

Tenemos la suerte de vivir en un mundo interconectado, algo que conocen ustedes mejor que nadie.

Hoy día hay más de:

  • 1.100 millones de llegadas de turistas internacionales al año;
  • 100.000 vuelos diarios, y
  • 500 millones de contenedores transportados al año.

Lamentablemente, las formas legítimas de transporte están siendo explotadas por delincuentes organizados transnacionales y otros para transportar su contrabando. Esto supone un riesgo para la seguridad del personal y de los pasajeros de las líneas aéreas y también puede provocar riesgos legales, de reputación y financieros para cuantos intervienen en el sector del transporte aéreo.

La mayor parte del cuerno de rinoceronte y de las escalas de pangolín ilegales, por ejemplo, es transportada sobre todo por aire y, si bien el marfil en bruto ilegal de elefante se transporta principalmente por mar, la mayoría del comercio ilegal de marfil trabajado se transporta al parece por aire. Si el tiempo lo permitiera podría poner muchos más ejemplos.

El comercio ilegal de vida silvestre se hace a escala industrial,  pero en lo relativo a los volúmenes globales del transporte por aire y por mar, a menudo es como si estuviéramos buscando “una aguja en un pajar”, pues sólo en una pequeña parte de la carga o de los pasajeros globales hay vida silvestre comerciada ilegalmente.

Sin embargo, este contrabando recorre largas distancias y pasa por muchas manos hasta llegar a los mercados ilícitos, lo cual significa que son muchos los puntos en el camino en que puede interrumpirse. Debemos estar vigilantes, y nuestro objetivo colectivo ha de ser maximizar el riesgo para quienes intervienen en este comercio ilegal aprovechando toda oportunidad para interrumpirlo en cada eslabón de la cadena de suministro ilegal.

-----

Por supuesto, no pretendemos que la industria del transporte aéreo se convierta en realidad en organismos aduaneros o de observancia de la ley, que realizan funciones de gobierno esenciales.

Pero los organismos de observancia no pueden funcionar aisladamente; necesitan información buena y confidencial de numerosas fuentes, y aquí es donde el sector del transporte puede desempeñar una función trascendental.

Distinguidos delegados, ustedes cuentan con decenas de miles de empleados en sus servicios que tratan a diario con usuarios, clientes, carga, productos y pasajeros, y tienen un profundo conocimiento de sus propias instalaciones y cadenas de suministro, tanto en tierra como hasta a 10.000 metros de altura.

Como directores ejecutivos y líderes de la industria pueden ustedes desempeñar una función esencial en la lucha contra el comercio ilegal de vida silvestre. Por ejemplo, pueden alertar a su personal sobre este problema y dar prioridad a que su compañía no sea utilizada para transportar o facilitar el transporte de ninguna especie silvestre o productos de especies silvestres ilegales. Luego su personal puede prestar la mayor atención, con ojos y oídos en sus actuaciones, mirando, escuchando y transmitiendo información sobre todo lo que parezca sospechoso a las autoridades competentes, o proporcionando lo que Sir Tim Clark de Emirates ha calificado de “inteligencia de calle”.

Los aeropuertos, como los aviones, tienen una audiencia cautiva. En los últimos años, hemos visto a algunos aeropuertos participar en campañas de sensibilización del público, campañas para llamar la atención sobre la CITES y el problema de la caza furtiva y el comercio ilegal de vida silvestre. Hoy les tengo a ustedes, miembros del ATAG, como audiencia cautiva, y pido a todos los aeropuertos que coloquen imágenes destacas de la CITES para sensibilizar a los viajeros sobre el grado y las consecuencias del comercio ilegal de vida silvestre y las graves sanciones que se aplican a quienes comercian ilegalmente. Les ofrecemos nuestro pleno apoyo y el de nuestros asociados para ayudarles a hacerlo, lo que puede incluir el uso de imágenes destacadas tomadas por algunos de los mejores fotógrafos del mundo.

Además, es sumamente importante que toda especie silvestre comerciada legalmente cumpla de la manera más estricta las normas de la IATA y los requisitos de la CITES. A este respecto, deseo dedicar algunos minutos a unas breves observaciones sobre la presión que se ejerce sobre la industria aeronáutica, en particular recientemente, para que adopte una actitud sobre determinados productos de vida silvestre legales transportados como carga, pues las prohibiciones rebasan las prescripciones de la legislación internacional o nacional.

En particular, la matanza ilegal de Cecil, un león de Zimbabwe, en julio de este año, generó un debate apasionado y firme sobre la caza de trofeos legal, y más generalmente sobre la gestión de la vida silvestre. Permitió distinguir muchas perspectivas diferentes: derechos de los animales, bienestar animal, conservación, medios de vida locales, uso sostenible, y otros. Y la opinión pública sintió un impulso gracias al eficacísimo uso de las redes sociales. Los animados debates sobre problemas como éstos forman parte de la labor cotidiana de la CITES, como el único instrumento jurídico global que regula el comercio internacional de vida silvestre, y única legislación internacional para abordar ciertas cuestiones del bienestar de los animales, si bien abarcando una gama limitada de ellas. 

Hacer frente a las consecuencias de incidentes como la matanza del león Cecil resulta particularmente difícil cuando las emociones están a flor de piel. El impulso es reaccionar inmediatamente anticipándose a un diálogo más amplio, más profundo y estructurado, en el que se consideren todas las perspectivas y en particular se soliciten las opiniones de las comunidades locales que viven con las especies silvestres, y que no intervienen tanto en las redes sociales.

Como Secretario General de la CITES, en lo que respecta al sector de la aviación, a veces me siento tentado a alentar a las compañías aéreas a que adopten esas prohibiciones o  levanten las que se han establecido, pero no tengo la intención de hacer lo uno ni lo otro. Lo que sí seguiré haciendo es promover activamente el pleno cumplimiento de los requisitos de la CITES, tanto mundiales como nacionales, que forman parte de la estructura esencial del imperio de la ley.

Corresponde a las compañías determinar la forma en que desean responder a estas campañas. Pueden optar por emitir sus propios juicios sobre estos temas, que abundan, o por acatar estrictamente la ley y dejar que la resolución de los numerosos puntos de vista diferentes se determine a través de procesos internacionales y nacionales convenidos. Hemos visto cómo las compañías adoptan ambos enfoques a raíz de la muerte del león Cecil.

La opción es suya, reconociendo, naturalmente, que existen procesos debidamente establecidos, abiertos y transparentes, para abordar estas cuestiones, en particular en virtud de la CITES, y ustedes son sumamente bienvenidos a participar en esos procesos.

Colegas, nos centramos claramente en el comercio ilegal de vida silvestre. Y estamos decididos a pararlo. Para ello se requiere un esfuerzo de colaboración a mayor escala, en el que los miembros del ATAG cumplan una función esencial, Tenemos que trabajar mucho más juntos para alcanzar este objetivo fundamental de detener el comercio ilegal de vida silvestre, y en ello debe centrarse nuestro esfuerzo colectivo.

-----

Como ejemplo de cooperación de la CITES con el sector aeronáutico, el Director Ejecutivo de la IATA, el Director Ejecutivo de Emirates, el Director Ejecutivo de Kenya Airways, yo mismo y otros líderes participamos en un Grupo de Trabajo sobre el Transporte creado por The Royal Foundation, con el patrocinio de Su Alteza Real el Duque de Cambridge y presidido por William Hague –un distinguido ex Secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, para tratar cómo el sector del transporte puede ayudar en la lucha contra el comercio ilegal de vida silvestre.

El Grupo de Trabajo se reunirá de nuevo en Dubai esta semana, pero su labor no terminará hasta finales de año. Sin embargo, tenemos que actuar con rapidez, y varias líneas aéreas, incluidas las representadas en el Grupo de Trabajo, ya están avanzando.

Hay tres esferas claras en las que creo que pueden desempeñar ustedes un papel crítico, tanto individual como colectivamente, en apoyo de estos esfuerzos, a saber:

  • adoptar y publicar una política de tolerancia cero sobre el comercio ilegal de vida silvestre;
  • crear conciencia entre sus usuarios, clientes, pasajeros y personal de escala sobre la naturaleza y los impactos del comercio ilegal de vida silvestre (incluso mediante pantallas en los aeropuertos y revistas y vídeos en vuelo); y
  • apoyar a las administraciones de aduanas y otros organismos de observancia de la ley facilitándoles información, inclusive confidencial, obtenida por el personal que trabaja sobre el terreno.

Está en marcha un esfuerzo colectivo mundial de gobiernos, las NU. organizaciones internacionales y nacionales, comunidades locales, el sector privado, entidades filantrópicas y personas entregadas a la causa para combatir el comercio ilícito de vida silvestre, y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados por la Asamblea General de las NU la semana pasada figuran objetivos concretos para poner fin a la caza furtiva y al contrabando de vida silvestre.

Distinguidos delegados, la comunidad aeronáutica es un actor fundamental en este empeño. Varias líneas aéreas están profundamente comprometidas, y hoy pedimos a todos ustedes que se unan a este esfuerzo colectivo mundial para poner fin a estos delitos tan destructivos; les ofrecemos nuestro máximo apoyo y el de nuestros asociados para ayudarles en todo lo necesario.

Muchas gracias.

Para ver la presentación en Power point utilizada con este discurso, hágase clik aquí.