Desde palos de rosa hasta orquídeas comestibles: El Comité de Flora de la CITES marca la pauta de los próximos dos años en el comercio legal y sostenible de especies de plantas y otras especies forestales

Actualizado en 28 Junio 2023

 

Ginebra, 20 de junio de 2023Tras cinco días de animados debates en torno a los palos de rosa, las orquídeas y las plantas medicinales y aromáticas, entre otras especies, la 26ª Reunión del Comité de Flora de la CITES llegó a su fin el 9 de junio de 2023.

Casi 250 científicos expertos en cuestiones relacionadas con el comercio internacional y la gestión sostenible de las especies de flora se dieron cita en Ginebra (Suiza) con ocasión de la primera reunión de un órgano científico asesor de la CITES desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Esta 26ª reunión suscitó mucha expectativa, ya que era la oportunidad de volver a reunirse en persona, intercambiar conocimientos científicos y técnicos y formular recomendaciones sobre una variedad de cuestiones transversales relacionadas con la conservación de las especies de plantas.

PC26 cicg photoSobre la base de las directrices dadas en la reciente 19ª Reunión de la Conferencia de las Partes en la CITES, los Miembros, las Partes y los observadores del Comité de Flora tuvieron ante sí la tarea de ofrecer su asesoramiento técnico y conocimientos especializados para orientar la puesta en marcha de proyectos de próxima ejecución. En los debates plenarios celebrados a principios de esta semana, los Miembros del Comité de Flora establecieron ocho grupos de trabajo durante la reunión encargados de profundizar en una serie de temas como la identificación de la madera en el comercio, la reproducción artificial de especies de plantas incluidas en la CITES, conclusiones sobre la sostenibilidad de los palos de rosa y las orquídeas tuberosas, la trazabilidad de los instrumentos musicales, y listas taxonómicas de especies forestales incluidas en la CITES.

La reunión celebró el regreso de la Sra. Aurélie Flore Koumba Pambo a la Presidencia del Comité de Flora, quien pronunció las siguientes palabras: “He podido observar el alto nivel de preparación y compromiso de todos los participantes. Sus conocimientos y experiencia han sido fundamentales para guiarnos en la adopción de decisiones claras y responsables sobre temas relacionados con la conservación y el uso sostenible de especies de plantas que son objeto de comercio internacional. Hemos trabajado mucho esta semana y creo que podemos estar orgullosos de lo que hemos logrado como Comité de Flora. Sé que podemos contar con todos los Miembros de este Comité para seguir velando por la aplicación efectiva de la CITES. Debemos asegurarnos de que la lucha por la conservación de las plantas siga adelante”.

En sus palabras de clausura, la Secretaria General de la CITES, la Sra. Ivonne Higuero, dijo: “Agradezco a la Presidenta, la Sra. Koumba Pambo, por guiarnos tan acertadamente. Ha sido un honor y un privilegio poder trabajar con usted. Nos complace comprobar lo bien que han transcurrido los trabajos esta semana. Admiramos la dedicación y la minuciosidad con que todos los Miembros del Comité de Flora han llevado a cabo su labor. Son un grupo comprometido de expertos, y una fuente de inspiración para todos. No hay lugar a dudas de que la labor desempeñada aquí demuestra que el futuro de las plantas está en buenas manos”.

Muchos temas del orden del día de esta reunión arrojaron luz sobre las contribuciones de programas relacionados con los bosques, como el Programa de la CITES sobre Especies Arbóreas, que procura mejorar y fortalecer la gobernanza forestal para asegurar los beneficios de la conservación a largo plazo y contribuir al desarrollo rural en zonas frecuentemente remotas, el crecimiento económico a nivel nacional y la reducción de la pobreza a largo plazo.

Prunus africana tree_Scamperdale via Flickr

Muchos temas del orden del día de esta reunión arrojaron luz sobre las contribuciones de programas relacionados con los bosques, como el Programa de la CITES sobre Especies Arbóreas, que procura mejorar y fortalecer la gobernanza forestal para asegurar los beneficios de la conservación a largo plazo y contribuir al desarrollo rural en zonas frecuentemente remotas, el crecimiento económico a nivel nacional y la reducción de la pobreza a largo plazo.

En un acontecimiento histórico, se felicitó a Madagascar por sus preparativos para reanudar las exportaciones internacionales sostenibles de cerezo africano (Prunus africana) cuya corteza ha sido frecuentemente explotada con fines medicinales. Esta decisión se adopta 17 años después de que las poblaciones de Prunus africana de Madagascar y otros países de África Central fuesen clasificadas como “de urgente preocupación” en la 16ª Reunión del Comité de Flora y 14 años después de que Madagascar estableciera voluntariamente un cupo de exportación nulo, lo cual suspendió todo el comercio internacional de Prunus africana. Durante este período, Madagascar solicitó apoyo al Programa de la CITES sobre Especies Arbóreas con vistas a fortalecer la gestión sostenible de esta especie de árbol.

El Jefe de la Delegación de Madagascar, el Director General de la Administración de Medio Ambiente, el Sr. Rinah Razafindrabe, dijo: “Madagascar ha logrado llevar a cabo actividades encaminadas a la formulación de dictámenes de extracción no perjudicial (DENP), gracias a la asistencia prestada por el Programa de la CITES sobre Especies Arbóreas. De ahora en adelante, Prunus africana de Madagascar será explotada de forma sostenible, mediante el desarrollo de un sistema de trazabilidad”.

Durante esta reunión del Comité de Flora dio comienzo una nueva edición del Examen del Comercio Significativo. La finalidad de este examen es identificar problemas y soluciones en relación con las especies vegetales abarcadas por la CITES que pueden estar sujetas a niveles no sostenibles de comercio internacional.

Los Comités de Fauna y de Flora fueron establecidos en la sexta Conferencia de las Partes (CoP6), celebrada en Ottawa en 1987. El objetivo de estas reuniones de los comités es convocar a expertos con conocimientos especializados en biología y otros ámbitos relacionados con especies de animales y plantas que están (o pueden estar) sujetos a la reglamentación de la CITES y prestar apoyo técnico para apoyar la adopción de decisiones sobre estas especies.

En las dos reuniones de los Comités de Fauna y de Flora que se celebraron en junio de este año, los Miembros examinaron conjuntamente cuestiones operacionales emergentes relacionadas con los comités, la armonización del Marco Mundial Kunming-Montreal de la Diversidad Biológica con la Visión Estratégica de la CITES 2021-2030, criterios de sostenibilidad para la formulación de dictámenes de extracción no perjudicial (DENP)sobre especies maderables, en el contexto del Comité de Flora y la función de la CITES en la reducción del riesgo de futuras zoonosis relacionadas con el comercio internacional de especies silvestres.

PC26 Member group photo

 

Notas del editor:

Foto: Prunus africana (Scamperdale via Flickr)

Para preguntas sobre los medios de comunicación: [email protected].

 

Para más información sobre la 26a Reunión del Comité de Flora (PC26)

Orden del día y documentos

Reuniones anteriores del Comité de Flora

PC26 sesiones de vídeo grabadas

Archivo fotográfico PC26

 

Acerca de la CITES

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se firmó el 3 de marzo de 1973 y entró en vigor el 1 de julio de 1975. Con 184 Partes (183 países más la Unión Europea), sigue siendo uno de los instrumentos más poderosos del mundo para la conservación de la vida silvestre mediante la regulación del comercio internacional de más de 40 900 especies de animales y plantas silvestres. En todo el mundo las personas utilizan especies incluidas en los Apéndices de la CITES en su vida cotidiana para procurarse alimentos, medicinas, muebles, vivienda, recuerdos turísticos, productos cosméticos o artículos de moda. La CITES trata de garantizar que el comercio internacional de esas especies sea sostenible legal y trazable y que contribuya tanto a los medios de subsistencia de las comunidades que viven más cerca de ellas como a las economías nacionales para lograr un planeta sano y la prosperidad de las personas en apoyo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.