El Secretario General de la CITES hace un llamamiento para medidas urgentes para proteger a los elefantes en el Parque Nacional de Dzanga-Sanga de los grupos armados

Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

Ginebra, a 8 de mayo de 2013 – El Secretario General de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) John E. Scanlon, expresó su gran preocupación acerca de los últimos informes sobre el deterioro de la situación en la República Centroafricana. Según los informes, grupos armados han entrado en un lugar declarado Patrimonio Mundial y pueden haber empezado una masacre de elefantes de bosque en el extremo suroeste del país limítrofe con Camerún y la República Democrática del Congo.

Elefante africano (Loxodonta africana)

Según el WWF y diversos informes de los medios de comunicación, el día 6 de mayo de 2013 un grupo de 17 personas armadas, algunas con rifles de gran calibre, entró en el Parque Nacional de Dzanga-Ndoki y se dirigió a Dzanga Bai, un claro grande conocido localmente como "el pueblo de los elefantes" donde se reúnen diariamente entre 50 y 200 elefantes atraídos por las sales minerales presentes en las arenas del lugar.

El Parque Nacional de Dzanga-Ndoki está supervisado por el programa para la Supervisión de la Matanza Ilegal de Elefantes (MIKE) de la CITES. En términos generales, los niveles de caza ilegal han estado por debajo de la media en África Central . Se trata de un lugar remoto que goza de una protección relativamente buena y hasta ahora no había tenido una incidencia significativa de caza furtiva.

La Secretaría de la CITES instó a todos los gobiernos de la región y a todas las organizaciones correspondientes de Naciones Unidades y demás organizaciones internacionales a actuar de forma urgente para impedir la masacre de la población de elefantes que vive en el parque. La CITES también ha informado a sus socios del Consorcio Internacional para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre (ICCWC) de la amenaza inminente y ha solicitado a cada uno de ellos que divulguen esta noticia e informen a sus respectivas redes.

Según palabras del Secretario General de la CITES, John Scanlon, "Esta noticia es muy preocupante. Los últimos incidentes de caza furtiva de elefantes han sido a escala masiva y reflejan una nueva tendencia en todo el continente africano donde cazadores furtivos, perfectamente armados con armas sofisticadas, están diezmando una de nuestras especies más distinguidas, muchas veces de manera impune. Esta amenaza inminente para los elefantes en una zona tan remota y relativamente bien protegida preocupa enormemente  a la CITES. Hago un llamamiento a la comunidad internacional para que una sus fuerzas y actúe de forma coordinada con el fin de evitar que ocurra otra tragedia de las proporciones de la matanza masiva de elefantes que tuvo lugar en Camerún en el año 2012."

El mes pasado, el parque sufrió una serie de ataques en los que se saquearon varios edificios administrativos y se causaron destrozos en las instalaciones. El Sr. Scanlon expresó su satisfacción por las declaraciones recientes de la UNESCO y comentó que "La alerta dada por la Directora General de la UNESCO, Da. Irina Bokova, ratifica todavía más nuestras preocupaciones sobre el vínculo existente en el tráfico ilegal de vida silvestre y la seguridad regional en algunos lugares de África". "La Secretaría de la CITES va a seguir prestando todo el apoyo que sea necesario a las autoridades que investiguen y luchen contra la participación de las milicias rebeldes en los delitos contra la vida silvestre", añadió.

La CITES informó a la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes celebrada en Bangkok en marzo sobre la incidencia cada vez mayor de caza furtiva en lugares declarados Patrimonio Mundial en toda África. . En agosto de 2012, la Secretaría tuvo conversaciones con la UNESCO con el fin de identificar posibles áreas de mayor cooperación entre la UNESCO y la CITES, especialmente en relación con la caza furtiva de elefantes y el comercio ilegal de marfil. Hay varias áreas de conservación, entre ellas el Parque Nacional de Garamba y la Reserva de Fauna de Okapis, que se citan en los informes de la CITES sobre la matanza ilegal de elefantes que son sitios declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Las decisiones estratégicas y operativas adoptadas en temas de aplicación durante la CoP 16 de la CITES sirven como base sólida para que los países adopten medidas específicas para poner fin a los niveles actuales tan elevados de comercio ilegal de vida silvestre.

-----

Los Estados del área de distribución actualmente están experimentando un grave incremento de la matanza ilegal de rinocerontes y elefantes africanos, así como del comercio ilegal correspondiente de marfil y cuerno de rinoceronte. Los datos recopilados por el programa para la Supervisión de la Matanza Ilegal de Elefantes (MIKE) de la CITES muestran un incremento constante de los niveles de caza furtiva de elefantes desde 2006, siendo el 2011 el año en el que se registraron los mayores niveles de caza ilegal desde los primeros datos registrados por el programa MIKE en 2002. Además, estos datos quedan confirmados por la información facilitada por el Sistema de información sobre el comercio de elefantes (ETIS), que indica que la cantidad de marfil confiscado sigue aumentando y actualmente ha alcanzado el coto más elevado en los 16 años englobados en el período estudiado por el ETIS.

Se está detectando cada vez con mayor frecuencia la presencia de grupos de delincuencia organizada vinculados a las matanzas ilegales de cantidades importantes de elefantes para obtener marfil, tratándose en algunos casos de milicias rebeldes bien armadas. A modo de ejemplo, en el Parque Nacional de Bouba N'Djida, en el norte de Camerún, grupos de rebeldes procedentes de Chad y Sudán supuestamente mataron hasta 450 elefantes en el mes de febrero de 2012. Se cree que el marfil obtenido de la caza ilegal se intercambia por dinero, armas y municiones para apoyar los conflictos que tienen lugar en los países colindantes. El Secretario General ya manifestó su gran preocupación sobre este incidente en su momento. El Gobierno de Camerún respondió a esta acción de los insurgentes con el envío de 150 soldados al Parque Nacional para apoyar a los guardas del parque y poner fin a la matanza ilegal. Otro ejemplo de esta tipo de incidente de caza furtiva fue la matanza ilegal de 22 elefantes en el Parque Nacional de Garamba, en la República Democrática del Congo, en abril de 2012. Los elefantes fueron abatidos en una única incursión realizada desde un helicóptero y con un alto nivel de puntería, llevándose el marfil.

La incidencia de caza ilegal ha aumentado en todas las subregiones africanas y la región de África Central sigue teniendo los niveles más altos de matanza ilegal de todas las subregiones de África o Asia. . Los guardas de caza que trabajan en primera línea literalmente se ven menos armados que los cazadores furtivos. Los delitos contra la vida silvestre se han convertido en una amenaza grave para la seguridad, estabilidad política, economía, recursos naturales y patrimonio cultural de muchos países. Con frecuencia, la capacidad de respuesta necesaria para abordar esta amenaza de forma eficaz sobrepasa las competencias individuales de los organismos medioambientales o responsables de la aplicación de las leyes, o incluso de los mismos países o regiones.

Esta situación crítica demuestra la necesidad de poner en marcha el Plan de Acción para el elefante africano que fue creado bajo los auspicios de la CITES. Durante la 61ª reunión del Comité Permanente de la CITES en agosto del año pasado, se constituyó un fondo para el elefante africano; dicho fondo es gestionado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Véase también:

Nota para periodistas: Para más información, pónganse en contacto con Juan Carlos Vasquez, en el teléfono +41 22 917 8156, o al correo electrónico juan.vasquez@cites.org.

Acerca de la CITES

Con 178 Estados Miembros, la CITES sigue siendo uno de los instrumentos más potentes en el mundo para la conservación de la biodiversidad mediante la regulación del comercio de especies de flora y fauna silvestres. Se comercian miles de especies internacionalmente y son utilizadas por las personas en su vida diaria con fines alimentarios, de vivienda, tratamientos de salud, turismo ecológico, productos cosméticos y de moda.

La CITES regula el comercio internacional de aproximadamente 35.000 especies de plantas y animales, incluyendo los productos y derivados de las mismas, con el fin de garantizar su supervivencia en el medio silvestre y beneficiar el sustento de las poblaciones locales y el medio ambiente mundial. El sistema de permisos CITES tiene el objetivo de garantizar que el comercio de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES sea sostenible, legal y trazable.

La CITES fue aprobada en Washington DC con fecha 3 de marzo de 1973. El 40º aniversario de la Convención se conmemorará en marzo de 2013, fecha que coincide con la 16ª reunión de la Conferencia de las Partes que tendrá lugar en Bangkok, Tailandia, del 3 al 14 de marzo de 2013.

Para saber más sobre la CITES, visite www.cites.org o síganos en:

www.facebook.com/cites
www.twitter.com/citesconvention
www.youtube.com/citesvd
www.flickr.com/cites

 

  Si desea leer anteriores comunicados de prensa, vaya a Archives.