Iniciativas reales para apoyar la lucha contra el tráfico ilegal de especies silvestres

Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

 

Ginebra, 21 de mayo de 2013 – El Secretario General de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)  participa hoy en una conferencia auspiciada por Su Alteza Real el Príncipe de Gales y el Secretario de Estado británico para Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, Owen Paterson. Este evento constituye un llamamiento para que se tomen medidas en los máximos niveles de responsabilidad con el fin de acabar con el comercio ilegal de especies silvestres, una actividad que no sólo está poniendo en peligro los esfuerzos de conservación realizados en todo el mundo sino que también representa una grave amenaza para la seguridad nacional y regional y la economía.

Owen Paterson, el Secretario de Estado británico para el Medio Ambiente, manifestó lo siguiente: “Es demasiado fácil pensar que la extinción de una especie es algo que sólo ocurría en el pasado, cuando de hecho se trata de un problema muy real en nuestros tiempos. Por eso estoy encantado de presidir la Conferencia sobre el Comercio Ilegal de Especies Silvestres junto con el Príncipe de Gales. Esta es una verdadera oportunidad de conseguir que estas cuestiones se traten al nivel más elevado a escala internacional. El objetivo de nuestra campaña sobre las especies amenazadas, titulada ‘If They’re Gone...’ (Si desaparecen...) es sensibilizar y animar a las personas a actuar para proteger a algunas de las especies más emblemáticas del planeta. Sólo trabajando juntos podremos reducir la demanda de especies amenazadas y productos afines en todo el mundo y ayudar a las comunidades a encontrar alternativas sostenibles al comercio.”

El Sr. John E. Scanlon, Secretario General de la CITES, afirmó que “Hace sólo dos meses, en su reunión trienal celebrada en Bangkok, las Partes en la CITES adoptaron el conjunto de decisiones más fuertes en los 40 años de historia de la Convención para combatir el grave recrudecimiento actual del comercio ilegal de marfil de elefante y cuerno de rinoceronte, además de medidas para otras especies. Ahora hay que llevarlas a cabo en su totalidad. Excelentes iniciativas tales como este evento pueden generar un mayor impulso político para garantizar la aplicación de las decisiones acordadas, atraer la financiación que tanto se necesita y potenciar la sensibilización para eliminar la demanda”.

En los últimos meses, la caza furtiva de elefantes y rinocerontes ha alcanzado niveles comparables a una epidemia. Los expertos en especies silvestres indican que el número de animales muertos ha alcanzado niveles tan insostenibles (decenas de miles en algunos lugares) que algunas poblaciones de elefante africano se encuentran amenazadas por primera vez con el riesgo de extinción en tan sólo un decenio. El rinoceronte negro y el rinoceronte blanco también están siendo objeto de niveles inauditos de caza furtiva por su cuerno. De hecho, algunas poblaciones ya se consideran extintas en Mozambique y Viet Nam. Esta grave amenaza se produce justo a continuación de un período en el que las poblaciones de tigres han disminuido en más de un 90 por ciento. Aunque la caza furtiva de animales silvestres por el marfil y otras partes no es un fenómeno nuevo, dicha actividad ha alcanzado una escala sin precedentes. Ningún país con poblaciones valiosas de especies silvestres parece estar a salvo de esta actividad, que no sólo despoja a los ciudadanos de sus recursos naturales sino que también contribuye a la inestabilidad mundial.

Como subrayó el Sr. Scanlon, son muy preocupantes la creciente implicación de la delincuencia organizada, las milicias rebeldes y en algunos casos elementos incontrolados de las fuerzas armadas, las matanzas a gran escala, que a menudo quedan impunes, y la utilización de armas y otros equipos muy sofisticados, con el consecuente impacto sobre las poblaciones humanas y en algunos casos sobre la seguridad nacional y la economía.

Además, están surgiendo nuevos usos para las especies silvestres sin relación alguna con los usos tradicionales que parecen impulsar una gran parte de la nueva demanda, sobre todo de marfil y cuerno de rinoceronte. Utilizando de forma perversa la economía de libre mercado, determinadas personas están acumulando productos de especies silvestres de origen ilegal, apostando por la extinción de dichas especies.

Las respuestas al alarmante recrudecimiento de la caza furtiva y al aumento del comercio ilegal de especies silvestres deben reflejar estas realidades y ser proporcionales a la gravedad de los riesgos para dichas especies y las personas. Entre dichas medidas deben figurar estrategias distintas pero complementarias tales como las siguientes: incrementar los esfuerzos para la aplicación de la ley, eliminando la demanda de productos de especies silvestres, aumentar la financiación de las iniciativas que supongan una buena gestión de las especies silvestres y encontrar incentivos para que las comunidades locales se erijan en protectoras de su propia vida silvestre.

Las Partes en la CITES también han mostrado su total apoyo al Consorcio International para Combatir los Delitos contra la Vida Silvestre, conocido como ICCWC. Se trata de una iniciativa conjunta de la CITES, Interpol, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Aduanas que proporciona el apoyo coordinado y profesional que necesitan los países para luchar contra los sindicatos de la delincuencia organizada, que cuentan con muchos recursos.

Antecedentes del evento

El objetivo del Príncipe de Gales y del Gobierno británico para la conferencia del 21 de mayo es elevar lo que se ha convertido en una batalla contra el tráfico de especies silvestres al máximo nivel en la agenda mundial. La reunión se centrará en promover los esfuerzos internacionales para reducir la demanda de especies silvestres amenazadas y productos afines en los mercados de todo el mundo, aumentar la capacidad en materia de aplicación de la ley a escala mundial contra los sindicatos organizados implicados en esta actividad y ayudar a las comunidades a encontrar alternativas viables a largo plazo para el comercio ilegal de especies amenazadas.
Entre los países clave que participarán en la conferencia figuran los países de África, Asia, Europa y Norteamérica que desempeñan un papel en el comercio ilícito: aquellos de donde proceden las especies silvestres y sus productos, aquellos por cuyas fronteras nacionales se produce contrabando y aquellos cuyos ciudadanos impulsan la demanda de productos ilegales.

Se espera que esta conferencia, convocada por la International Sustainability Unit (ISU) del Príncipe Carlos y el Ministerio de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido (Defra), constituya la primera etapa de un proceso que lleve a que los países clave firmen una “Declaración” en una reunión prevista en otoño de 2013 comprometiéndose a poner fin al comercio ilegal de especies silvestres desde los máximos niveles de responsabilidad.

El Gobierno británico también ha trabajado mucho sobre esta cuestión a través de la campaña de Defra “If They’re Gone...”, estrenada en marzo de 2013. Dicha campaña tiene un año de duración y cuenta con la participación conjunta de Defra, ONG conservacionistas, zoológicos y varios safari park. Su objetivo es sensibilizar al público acerca de la alarmante situación de los rinocerontes, elefantes, orangutanes y tigres silvestres e inspirar a las personas a actuar para contribuir a reducir las amenazas que pesan sobre las especies silvestres.

Nota a los Redactores:

Para más información, contáctese a Juan Carlos Vasquez en +4179-552 27 32, o juan.vasquez@cites.org

Acerca de la CITES

Con 178 Estados Miembros, la CITES sigue siendo uno de los instrumentos más potentes en el mundo para la conservación de la biodiversidad mediante la regulación del comercio de especies de flora y fauna silvestres. Se comercian miles de especies internacionalmente y son utilizadas por las personas en su vida diaria con fines alimentarios, de vivienda, tratamientos de salud, turismo ecológico, productos cosméticos y de moda.

La CITES regula el comercio internacional de aproximadamente 35.000 especies de plantas y animales, incluyendo los productos y derivados de las mismas, con el fin de garantizar su supervivencia en el medio silvestre y beneficiar el sustento de las poblaciones locales y el medio ambiente mundial. El sistema de permisos CITES tiene el objetivo de garantizar que el comercio de las especies incluidas en los Apéndices de la CITES sea sostenible, legal y trazable.

La CITES fue aprobada en Washington DC con fecha 3 de marzo de 1973. La Secretaría CITES es administrada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Para saber más sobre la CITES, visite www.cites.org o síganos en:

www.facebook.com/cites
www.twitter.com/citesconvention
www.youtube.com/citesvd
www.flickr.com/cites

 

 Si desea leer anteriores comunicados de prensa, vaya a Archives.