El control de la gripe aviar es esencial, pero no confundamos los motivos para prohibir la importación de aves silvestres


Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.



COMUNICADO DE PRENSA

El control de la gripe aviar es esencial, pero no confundamos los motivos
para prohibir la importación de aves silvestres

Ginebra, 28 de octubre de 2005 – Pese a que la gripe aviar y la posibilidad de que provoque una pandemia mundial de influenza es principalmente una cuestión de salud pública grave, el reciente anuncio de la Unión Europea de imponer una prohibición de un mes sobre las importaciones de aves cautivas vivas, además de las aves de corral, ha puesto de relieve el comercio internacional de vida silvestre.
La UE tomó esta medida al descubrir que un loro silvestre importado de Suriname muerto cuando se hallaba en cuarentena en el Reino Unido era portador de la cepa H5N1 de la gripe aviar. Las autoridades veterinarias sospechan que esta amazona alinaranja (Amazona amazonica) fue contagiada por aves criadas en cautividad importadas de Taiwán, Provincia de China, al estar en contacto en la misma instalación durante la cuarentena.

Al difundir estos hechos, en numerosos artículos de prensa se sostiene que el comercio internacional ha conducido a que algunas aves silvestres se hayan “comercializado hasta prácticamente su extinción” y que gran parte de ese comercio es ilegal. A la Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) le preocupa que esas opiniones se utilicen como un argumento para mantener la prohibición de las importaciones de aves vivas una vez se haya solventado la crisis sanitaria.

La realidad es que el comercio internacional de amazonas alinaranjas y de 1.700 otras especies de aves silvestres reglamentado por la CITES está perfectamente administrado y sujeto a una supervisión rigurosa y transparente en pro de la sustentabilidad. El comercio de aves en peligro está prohibido por acuerdo mundial, mientras que el comercio de aves que pueden verse amenazadas por el comercio se regula mediante un sistema de permisos.

El contrabando a gran escala de aves silvestres vivas sin un permiso CITES es difícil y relativamente poco frecuente, pese a que se necesita vigilancia continua para evitar las actividades ilegales. Además, la prohibición general provisional sobre las importaciones con fines comerciales requerirá intensificar los controles fronterizos, y es bien sabido que este tipo de medidas suelen incentivar el comercio subterráneo, lo que podría ocasionar que las aves se importen sin pasar por la cuarentena.

La Secretaría de la CITES ha recibido cartas de inquietud de los países que exportan vida silvestre sobre las futuras repercusiones de la gripe aviar sobre su comercio de especies de vida silvestre. Muchas de las comunidades más pobres del planeta obtienen una parte considerable de sus ingresos del comercio de vida silvestre, y sin esos ingresos las personas que conviven estrechamente con los animales silvestres tal vez no tengan el mismo incentivo para protegerlos. Es preciso asegurar a los países en desarrollo que las prohibiciones unilaterales al comercio solo persistirán mientras que haya riesgos legítimos para la salud pública.

“Mientras que cualquier Gobierno puede imponer “medidas internas más estrictas” en el marco de la CITES para limitar las importaciones de vida silvestre por razones de la salud pública o de otro tipo, el comercio internacional de vida silvestre– como otros asuntos ambientales globales – debería gestionarse mediante acuerdos y medidas multilaterales” dijo el Secretario General de la CITES, Willem Wijnstekers. “La forma más idónea en que los gobiernos y otras partes interesadas pueden proteger la vida silvestre y mantener un sistema de comercio sostenible que evite la extinción de un mayor número de especies de animales y plantas es trabajar conjuntamente a través de la CITES”.
Enlaces con las decisiones oficiales de la Unión Europea:

Para mayor información: Juan-Carlos Vásquez: +41-22-917-8156, +41793786540 (celular) o juan.vasquez@unep.ch; o Michael Williams: +41-79-409-1528 (celular), +41-22-917-8242 (oficina) o michael.williams@unep.ch.