Los científicos se reúnen en Ginebra para examinar el comercio mundial de plantas silvestres


Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.



COMUNICADO DE PRENSA

Los científicos se reúnen en Ginebra para examinar el comercio
mundial de plantas silvestres


Ginebra, 11 de agosto de 2003 – El Comité de Flora de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se reúne en Ginebra del 12 al 15 de agosto para evaluar la forma de fomentar la conservación y el uso sostenible de plantas silvestres raras y valiosas.

Especialistas de África, Asia, las Américas, Europa y Oceanía, así como reconocidas instituciones científicas y organizaciones no gubernamentales especializadas abordarán la forma más idónea de reglamentar el comercio y fomentar el uso sostenible de orquídeas, la garra del diablo, la madera de agar, Guaiacum y otras plantas muy apreciadas por su madera o por sus cualidades medicinales, ornamentales o de otro tipo.

El Comité examinará los beneficios de suprimir los controles de los híbridos reproducidos artificialmente de varios géneros de orquídeas. Pese a que esos híbridos se comercializan en considerables cantidades; los viveros producen anualmente más de 35 millones de orquídeas, no se registran impactos para las poblaciones naturales. La eliminación de los controles actuales ayudaría a que los funcionarios encargados de la observancia se centrasen en las actividades de contrabando de orquídeas en peligro recolectadas en sus hábitat naturales. Las orquídeas constituyen la familia más grande de las plantas, con más de 20.000 especies en 750 géneros y se encuentran en todos los continentes.

La garra del diablo (denominada así por la peculiar forma de sus semillas) es una planta medicinal originaria de Botswana, Namibia y Sudáfrica. Se utiliza en farmacología para el tratamiento de arteriosclerosis, diabetes, hepatitis y otras enfermedades. Se estima que esta planta representan la principal fuente de ingresos de unas 20.000 familias de África meridional. Los ingresos derivados de la recolección son muy bajos con un promedio entre USD 0,80 y USD 2,10 por cada kilogramo de tubérculos secos. La planta está sujeta a presión debido a la recolección excesiva, el aumento de las exportaciones a Europa, las prácticas de recolección destructivas y el sobrepastoreo del ganado y las manadas de animales silvestres.

La madera de agar se obtiene de varios árboles del género Aquillaria, cuya área de distribución se extiende desde Papua Nueva Guinea hasta Viet Nam. Es el resultado de la reacción del árbol a la infección de la madera producida por un hongo. La madera de agar se utiliza para producir incienso y perfumes, principalmente en Oriente Medio. La madera de Aquillaria de alta calidad puede alcanzar hasta USD 10.000 por kilogramo. Solamente una parte de la madera de uno de cada cinco árboles esta infectado, y la madera de agar no puede detectarse sin talar el árbol y cortarlo en pequeñas piezas. Esto da lugar a una tala indiscriminada, lo que constituye una grave amenaza para la supervivencia de la especie.

El Comité examinará también cuestiones relacionadas con la identificación y la gestión de Guaiacum, un género integrado por tres o cuatro especies de árboles de América Central, que se comercializa principalmente por su madera de color verdoso y sus propiedades medicinales.


Nota a los periodistas: Para mayor información, sírvanse ponerse en contacto con Laurent Gauthier, en el +41-22-7919442/41 o laurent.gauthier@unep.ch. Para los documentos oficiales véase www.cites.org/esp/com/pc/index.shtml.