La Secretaría CITES evalúa las propuestas para modificar el comercio de especies silvestres


Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.



COMUNICADO DE PRENSA

La Secretaría CITES evalúa las propuestas para modificar
el comercio de especies silvestres

Ginebra, 29 de julio de 2002 – La Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) ha finalizado su evaluación provisional de las 54 propuestas remitidas por los países miembros (Partes) para enmendar las listas (Apéndices) de las especies de fauna y flora silvestres cuyo comercio está sujeto a controles o prohibiciones.

Esta evaluación provisional se remite a las 158 Partes en la Convención, que disponen ahora de dos meses para formular comentarios y remitir información científica pertinente. Acto seguido, las Partes se reunirán en Santiago, Chile, del 3 al 15 de noviembre, para decidir si aceptan, rechazan o modifican dichas propuestas. Los comentarios de las Partes, junto con una serie de recomendaciones finales de la Secretaría, serán importantes contribuciones para la reunión.

Las listas CITES, o Apéndices, se revisan cada dos años y medio. El comercio de unas 900 especies amenazadas de extinción que figuran en el Apéndice I está prohibido, mientras que el comercio de las 4.000 especies animales y más de 22.000 especies de plantas que están incluidas en el Apéndice II se regula mediante un sistema de permisos.

Entre las cuestiones más litigiosas este año, cabe destacar la solicitud de Japón de reanudar el comercio de ciertas poblaciones del rorcual menor y de la ballena de Bryde. La Secretaría concluye, entre otras cosas, que las preocupaciones legales deben evitar que los gobiernos acuerden esta solicitud. Señala que incumbe a la Convención internacional para la reglamentación de la caza de la ballena establecer los cupos de captura para las ballenas, y que la caza comercial de ballenas está actualmente prohibida. La CITES solicita que se coordine el nivel de protección que ofrece con el que se autoriza actualmente en el marco de la ICRW.

Otra cuestión recurrente es el comercio de marfil de elefante africano. Botswana, Namibia, Sudáfrica, Zambia y Zimbabwe proponen exportar determinadas cantidades de marfil bajo ciertas condiciones. India y Kenya proponen la transferencia de todas las poblaciones de elefante africano al Apéndice I (prohibiendo así cualquier transacción comercial). A juicio de la Secretaría, es prematuro tomar una decisión sobre estas propuestas antes de que los Estados del área de distribución del elefante africano celebren su reunión de diálogo y traten de encontrar una posición común antes del inicio de la reunión de Santiago.

Cuba también ha solicitado la autorización de vender conchas de tortuga carey de las existencias legales registradas. Ciertos países han expresado preocupación al respecto. La Secretaría estima que es preciso examinar detenidamente la cuestión antes de tomar una decisión.

En otras propuestas se solicita la inclusión de la caoba y de dos especies de bacalao en el Apéndice II por vez primera. La Secretaría apoya la propuesta sobre la caoba y conviene en que el bacalao cumple los criterios científicos para proceder a su inclusión. La aplicación de las propuestas sobre el bacalao exigirá la participación de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos y ésta se examinará con mayor detalle en la reunión de Santiago. La Secretaría opina que las propuestas para autorizar el comercio de lana de nuevas poblaciones de vicuña de América del Sur están justificadas.

Nota a los periodistas: La evaluación completa de todas las propuestas se ha incluido en la web en www.cites.org. Para mayor información, sírvase ponerse en contacto con Marie-France Barreto (+41-22-917-8148 o marie-france.barreto@unep.ch).