La CITES toma medidas para impedir las actividades de contrabando de caviar


 

Unicamente para uso de los medios de comunicación;
no se trata de un documento oficial.

 

COMUNICADO DE PRENSA

La CITES toma medidas para impedir las actividades de contrabando de caviar

Ginebra, 16 de noviembre de 2001 - De una investigación realizada por la Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) se desprende que el contrabando de caviar a través de los Emiratos Árabes Unidos constituye un problema grave.

La Secretaría ha controlado las reexportaciones de caviar de los Emiratos Árabes Unidos durante varios meses, impulsada por las sospechas reinantes acerca del origen lícito de los envíos de caviar de los Emiratos Árabes Unidos e informes en los que se alegaba que varias organizaciones criminales en el país, especialmente en Dubay, estaban involucradas en la venta ilegal de caviar.

Un examen de los permisos y certificados CITES expedidos para las reexportaciones de caviar puso de relieve que se habían realizado transacciones al por mayor de un valor superior a los 20 millones de dólares de EE.UU desde los Emiratos Árabes Unidos durante los últimos 10 meses de 2001. Al parecer, una gran parte de ese caviar era de origen ilegal.

Comerciantes sin escrúpulos han explotado ciertas deficiencias de la legislación de los Emiratos Árabes Unidos, la ausencia de imposición fiscal a la importación y la exportación del caviar y la práctica de alentar a las compañías extranjeras a utilizar los Emiratos como base comercial. Utilizando documentos falsificados y haciendo declaraciones falsas a los funcionarios, los comerciantes han logrado obtener certificados de reexportación CITES de las autoridades locales. Acto seguido, los envíos de caviar se transportan a Asia, Europa y América del Norte, donde se venden como si se tratase de caviar de origen legal.

En el curso de las investigaciones, la Secretaría recibió asistencia de las Autoridades Administrativas CITES y organismos de aplicación de la ley de diversos países, en particular de la Federación de Rusia, donde se piensa que procede el caviar. En algunos casos se prohibió la salida de algunos envíos de los Emiratos Árabes Unidos, en otros, los países de importación confiscaron algunos envíos tras consultar con la Secretaría.

"Aunque es lamentable que considerables cantidades de caviar se hayan introducido ilegalmente en el comercio internacional, hemos tomado medidas para evitar otros envíos ilegales. Albergamos la esperanza de que estos esfuerzos, combinados con las medidas adoptadas por las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos, pondrán coto a nuevas reexportaciones ilícitas de caviar desde ese país," dijo el Secretario General de la CITES, Willem Wijnstekers.

El Sr. Wijnstekers dijo también "Empero, los beneficios obtenidos han sido tan grandes que es probable que las personas involucradas en el comercio ilegal continúen sus actividades en otros lugares. En la campaña contra el comercio ilícito de caviar es fundamental que se identifiquen sin tardanza las nuevas rutas comerciales y las bases de las actividades. Hemos tomado medidas en este sentido, por ejemplo, compartiendo la información confidencial obtenida durante nuestras investigaciones en los Emiratos Árabes unidos con todas las Autoridades Administrativas CITES, Interpol y la Organización Mundial de Aduanas. Asimismo, seguiremos vigilando estrechamente el comercio procedente de los Emiratos Árabes Unidos".

El esturión productor de caviar es sin duda el recurso silvestre más valioso actualmente en el mundo. Hasta 1991, dos países - la URSS e Irán - controlaban prácticamente el mercado del caviar, invirtiendo considerables sumas en el control y el mantenimiento de las poblaciones de esturión. Esto hacía que fuese fácil determinar el origen de cualquier envío de caviar. Tras el desmoronamiento de la URSS, el sistema se desplomó y surgieron numerosos empresarios interesados en el "oro negro" para sustituir a las compañías estatales.

Como resultado, las capturas ilegales en las cuatro antiguas repúblicas soviéticas fueron 10 ó 12 veces superiores a las capturas legales. Se ha estimado que el comercio de caviar legal asciende a unos 100 millones de dólares EE.UU anualmente. Habida cuenta de que los precios del caviar ilegal varían considerablemente de un país a otro, es difícil estimar el valor del comercio ilegal pero, sin duda alguna es gigantesco.

El pasado mes de junio, los principales países productores de caviar, a saber, Azerbaiyán, la Federación de Rusia, Kazajstán y Turkmenistán concertaron un acuerdo en el marco de la CITES sobre un Plan de acción de 12 meses de duración que incluía, entre otras cosas, la prohibición de la pesca de esturión en el mar Caspio durante el resto del año. (Irán, el quinto Estado del mar Caspio, ya aplica un sistema de ordenación del esturión.)

En virtud del acuerdo, los países disponían hasta finales de 2001 para realizar un estudio exhaustivo de las poblaciones de esturión, solicitar a Interpol que analizase el comercio ilegal de esturión, pedir a la Secretaría CITES (en colaboración con Interpol y la Organización Mundial de Aduanas) que iniciase un estudio sobre las necesidades en materia de observancia para luchar contra la captura y el comercio ilegales, y autorizar a la CITES a que realizase inspecciones sobre el terreno de sus actividades de gestión del esturión, así como a facilitar su labor.

Del mismo modo, antes de esa fecha deben llegar a un acuerdo sobre la gestión coordinada de sus recursos de esturión en el mar Caspio, incluyendo el establecimiento conjunto de cupos de captura y exportación para 2002. Dichos cupos se determinarán a finales de cada año. La incapacidad de esos Estados de poner en práctica el acuerdo concertado en junio se traducirá en el establecimiento de cupos nulos para las exportaciones de caviar en 2002.

Nota a los periodistas: Para mayor información pónganse en contacto con John Sellar (+41-22-917-8293 - john.sellar@unep.ch), o Michael Williams (+41-22-917-8242, +41-79-409-1528 - michael.williams@unep.ch).