Declaración sobre la confiscación de primates en el Cairo


Declaración sobre la confiscación de primates en el Cairo  
Santo Tomé y Príncipe se adhiere a la CITES  
Calendario  
Articulos de prensa  
Boletín de la CITES  
Visión Estratégica hasta 2005  

Declaración sobre la confiscación de primates en el Cairo

La Convención es un acuerdo concertado entre las naciones sobre la forma de reglamentar el comercio de ciertos animales y plantas silvestres de modo que no constituya una amenaza para su supervivencia. Para ello, se requieren procedimientos y salvaguardias comunes, que a su vez reciben el apoyo y el asesoramiento de los países miembros (conocidos como Partes). Las Partes en la CITES pueden desarrollar y, de hecho lo hacen, las medidas, disposiciones, instrucciones y directrices necesarias para garantizar que el comercio de especies silvestres incluidas en sus Apéndices se realiza de forma que no será perjudicial para las especies vivas, en caso de que se autorice el comercio.

Las disposiciones y procedimientos de la CITES protegen a miles de animales vivos de tratos crueles e inhumanos durante el transporte. Por ejemplo, la Convención estipula que cualquier espécimen vivo objeto de comercio debe ser acondicionado y transportado de manera que se reduzca al mínimo el riesgo de heridas, deterioro en su salud o maltrato. Se han adoptado directrices pormenorizadas para el transporte humano de especímenes de animales y la disposición de animales confiscados. No obstante, la Convención y sus numerosas disposiciones, inclusive las relativas al acondicionamiento seguro y humano de los animales vivos, sólo pueden aplicarse y acatarse a través de las legislaciones nacionales.
Deseo expresar mi agradecimiento a todas aquellas personas que escribieron a la Secretaría para expresar su inquietud acerca de los acontecimientos que condujeron a la confiscación de un chimpancé y un gorila en el aeropuerto del Cairo en septiembre pasado.

Tras conocer la noticia, me puse en contacto con las autoridades egipcias para recabar información. Éstas confirmaron que los animales que estaban en posesión de un conocido contrabandista de vida silvestre de origen nigeriano-egipcio habían sido ahogados. El Ministro de Agricultura de Egipto ordenó que se llevase a cabo una investigación minuciosa del caso, a fin de determinar cómo como se había tomado la decisión de ahogar los animales. La Secretaría CITES será debidamente informada de los resultados de esas investigaciones. La Secretaría solicita a las autoridades CITES de Nigeria que investiguen la cuestión y se pongan en contacto con las autoridades egipcias a fin de lograr un enfoque coordinado para evitar dicho comercio ilegal e informar a la Secretaría de los resultados.

En muchas de las cartas y correos electrónicos recibidos se pide a la Secretaría que vele por que se juzgue a las personas involucradas en este hecho. Evidentemente, la CITES no goza de poder para entablar acciones judiciales, llevar a las personas ante los tribunales o retener a las personas que se declaran responsables de sus acciones. En consecuencia, estoy satisfecho con la investigación iniciada por las autoridades egipcias.

Willem Wijnstekers
Secretario General